Ir al contenido principal

Farol en la calle, oscuridad en la casa

Autor: William Brayanes
escrito originalmente para www.mensajesdeanimo.com


Nadie que enciende una luz la cubre con una vasija, ni la pone debajo de la cama, sino que la pone en un candelero para que los que entran vean la luz.” (Lucas 8 : 16)

¿Se ha dado cuenta querido lector que muchos varones en el trabajo nos mostramos condescendientes con el resto; acatamos sin chistar, y hacemos favores sin condición? Eso no tiene nada de malo, dirá usted… ¡Claro que no!. El problema es que, una vez llegados a casa, no somos capaces ni siquiera de alzar del suelo nuestro par de calcetines, peor ayudar a nuestra esposa con el resto de tareas domésticas. Esa buena voluntad mostrada en otro sitio, dentro del hogar se nos esfumó automáticamente.

De igual forma ¿se ha percatado que con la compañera de trabajo somos detallistas y gentiles al máximo (saludos, flores, chocolates, galanterías) , pero en la casa jamás tenemos frases de cariño, ternura o aprobación para nuestra consorte?.. Después del raudo beso en la mejilla, si acaso la miramos con ojos de costumbre.

Pero no solo a los varones nos pasa ¿O no se han percatado que muchas esposas , cuando se trata de ser visitadas, se levantan temprano a “darle la vuelta” a la casa; colocan el mejor mantel en la mesa, estrenan vajilla y utilizan sus mejores atuendos? mas cuando se trata de los suyos, se la pasan en chanclas y con ruleros todo el día , siguen sirviendo en la mesa de la cocina, con el mantel de siempre (para no ensuciar el nuevo) y con la misma vajilla vieja (la otra es para las visitas).

A este tipo de actitudes nuestros mayores denominaban : “Farol en la calle, oscuridad en la casa”.

¿Se han fijado ustedes que algunos padres somos más tolerantes con los hijos ajenos, pues les disculpamos sus faltas, compartimos sus juegos, charlamos amenamente con ellos, etc. mientras en casa con los nuestros, las arengas más comunes son : cállate, siéntate, duérmete, no tengo tiempo, sal de aquí, pobre de vos que rompas esto o aquello…

Amigo y amiga: de poco sirve una casa cuya fachada esté hermosamente pintada, si en su interior hay desorden, suciedad, caos. De poco sirve una alfombra persa, si debajo de ella usted esconde la basura. De poco sirve un hermoso armario confeccionado con la mejor madera, si dentro de él hay ropa sucia, mal olor y polilla.

De igual forma, de poco o nada sirve que salgamos a la calle, debidamente aseados, perfumados y acicalados, si nuestro corazón sigue cargado de vanidad, orgullo, intolerancia, ira, murmuración, lujuria, avaricia… y más. Alguien mencionó : “¿Un féretro de ébano y oro, para guardar restos humanos en descomposición? … parece no tener sentido.”

Cuidado con que nuestra lámpara brille únicamente en el exterior, buscando incrementar el ego, la reputación, el orgullo, y que casa adentro en lugar de proyectar esa misma luz, nos escondamos en la oscuridad del egoísmo, la tiranía, y la soberbia, por solo citar tres falencias..

La Sagrada Escritura dice claramente que somos la luz del mundo, pero que la misma no se pone debajo de un cajón, sino sobre el candelero, y que alumbra a TODOS LOS QUE ESTÁN EN CASA. (Mateo 5: 14-15-16)

Aviso Legal: La imagen que ilustra el presente artículo procede de http://www.mensajesdeanimo.com/

Todos los derechos reservados.

Comentarios

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

CÓMO SE REVELA CRISTO EN CADA LIBRO DE LA BIBLIA