Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2016

La Biblia rota

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
Hace unos días, decidí rescatar de los estantes de una biblioteca una Biblia que me acompañó desde mis primeros pasos en mi vida cristiana.
Cuando conocí a Jesús tuve una Biblia chiquita que me había regalado un pariente, precisamente el mismo que tuvo a bien guiarme hasta los pies de Cristo. A pesar de ser muy joven, ya tenía mi trabajo, pero por cierto, no estaba en aquella época, ni remotamente en mis planes ¡gastar dinero en una Biblia!, precisamente.
Pero cuando comencé a crecer, cuando daba mis primeros y tímidos pasos, cuando empezaba a involucrarme en la Obra, entonces, tuve la necesidad de conocer más del Señor y de su Palabra. Con mucho esfuerzo y con la ayuda del hermano de la librería cristiana, adquirí en aquel entonces, una Biblia de Estudio. Podría decirse entonces, que esta es MI PRIMERA BIBLIA; ello sin ánimo de desmerecer el obsequio de quien tuvo además, a bien guiarme a los pies de Cristo. Creo que ése ha sido su…

El milagro de Sarepta

El milagro de Sarepta Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
La preocupación no le quita al mañana su tristeza. Le quita fortaleza al presente.” (Corrie Ten Boom)
En I Reyes cap. 17 encontramos al profeta Elías escondido del rey Acab, junto al arroyo de Querit, bebiendo de él y alimentado por cuervos. No obstante, la profecía se cumplía y el cauce se secaba por la intensa sequía que había de sobrevenir. Es entonces, cuando Dios le envía junto a una viuda en Sarepta, para que le alimente.
En los tiempos bíblicos, la condición de las viudas era bastante diferente de las épocas actuales. La mujer no trabajaba fuera de casa ni tenía los derechos que tiene hoy. No había seguros de retiro, sistemas integrados de jubilaciones y pensiones, y la mujer generalmente trabajaba en casa. El medio de vida, el sustento de las esposas era el hombre de la casa. Cuando por alguna razón, éste desaparecía, las viudas quedaban en una situación no sólo de gran duelo por la pérdida, sino también…

Dios es fiel

Dios es fiel Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
Nunca prediques por decir algo. Predica porque tienes algo por decir.” (Martín Lutero) Siempre debería existir la pregunta:
-Señor ¿Qué le digo a los hermanos?
porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. (Filipenses 2:13 RV60)
Es Dios el que pone tanto el querer como el hacer. Lo que decimos –o en este caso escribimos– sin ánimo de agregar ni quitar nada a lo que ya ha sido escrito (Apocalipsis 22:18 y 19), son consideraciones, interpretaciones, aplicaciones muy personales sobre lo QUE YA ESTA ESCRITO; cosas que creemos, Dios puso en nuestro corazón comunicar y compartir, pero siempre BASADAS en la Escritura, o en todo caso, inspiradas por ella. La Escritura es la Palabra inspirada por Dios (2da. Timoteo 3:16). Así es como funciona. Así es como debería ser. Y eso se nota cuando no es así. A diario escucho personas hablar en el nombre de Dios, pero que no lo dejan hablar a Él…

Cuando celebramos Santa Cena

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama. (Lucas 22:19-20 RV60)
La última Pascua fue seguida inmediatamente por la Cena del Señor.El Señor Jesús instituyó este sagrado memorial para que sus seguidores a lo largo de los siglos le recordaran así en Su muerte.” (William Mac Donald)
Con un sacramento empezó Jesús su ministerio: el de la separación y consagración en el Bautismo. Con un segundo sacramento terminó su ministerio: el de la reunión y comunión en la Cena del Señor. Ambos estaban en su muerte; con todo, no como algo que tenía poder sobre Él, sino como una muerte que fue seguida por la resurrección. Porque si en el bautismo somos sepultados con Él, también resucitaremos con Él; y si en la San…