Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2014

Relaciones rotas

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

A mediados del año 2000, fui convocado por una iglesia para realizar la multimedia de una presentación de Navidad. Después de meses de arduo trabajo, llegó el momento y esa semana de Navidad, regresó mi hermano Arnaldo (*) con su familia desde EUA. En los ’80 habíamos tenido algunos cruces y problemas entre nosotros en otra iglesia, sin embargo Nuestro Amado Dios quiso que esa tarde a pesar del tiempo y la distancia, nos volviéramos a encontrar en ese lugar. Luego de los saludos y pasado el momento del reencuentro, mi amado hermano no pudo con su genio y con diplomacia y sutileza, me pasó factura. En mi país, decimos “pasar factura” cuando alguien hace mención de alguna clase de “deuda”, que generalmente no se trata de dinero sino de alguna situación, perjuicio, agravio, cruce, entredicho u ofensa pasada, sin resolver.
Bien es cierto que durante mis épocas de juventud fui un joven impulsivo y arrogante. Hice mucho daño y dejé a m…

Dios lo hizo!

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Tengo un querido amigo desde hace muchos años. Nos conocimos en la iglesia. El era aún un niño y yo su joven maestro de la Escuela Dominical. El tiempo pasó, ninguno de los dos ya somos parte de aquella pequeña comunidad. Tomamos rumbos distintos, ambos crecimos y hoy somos adultos y padres de familia. Nuestra amistad sufrió algunos períodos de “freezer” y franco estancamiento. Sus padres aún viven, son gente de mucha vitalidad y muy activos en su comunidad. Con ellos también desarrollé una gran amistad y en mis épocas de joven maestro –aunque no lo saben, nunca se los dije– tuvieron un valioso e importante papel de contención con quien esto escribe.
En aquella lejana época, como parte de la liturgia del domingo por la mañana, el pastor comenzó a leer un devocional que a principios de los ‘80 no se descargaba de Internet, sino elegido de unlibrito que llegaba por correo. Luego de algunas semanas, me delegó esa parte a mí. Él eleg…

Una bendición cada día

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Y cuando el rocío cesó de descender,he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda,redonda,menuda como una escarcha sobre la tierra. Y viéndolo los hijos de Israel,se dijeron unos a otros:¿Qué es esto?porque no sabían qué era.Entonces Moisés les dijo:Es el pan que Jehová os da para comer. Esto es lo que Jehová ha mandado:Recoged de él cada uno según lo que pudiere comer;un gomerpor cabeza,conforme al número de vuestras personas,tomaréis cada uno para los que están en su tienda. Y los hijos de Israel lo hicieron así;y recogieron unos más,otros menos; y lo medían por gomer,y no sobró al que había recogido mucho,ni faltó al que había recogido poco;cada uno recogió conforme a lo que había de comer. Y les dijo Moisés:Ninguno deje nada de ello para mañana. Mas ellos no obedecieron a Moisés,sino que algunos dejaron de ello para otro día,y crió gusanos,y hedió;y se enojó contra ellos Moisés. Y lo recogían cada mañana,cada uno según lo q…

Creciendo en la Gracia

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Hubo una época en mi vida en que cada domingo a la mañana no pasaba un culto en la iglesia sin que yo tuviera que pedir perdón a alguien por algún motivo. Uno de esos tristes momentos, recuerdo, cayó justamente el día de mi cumpleaños. Aún permanece vívido en mi mente el recuerdo como si hubiese sido ayer.
¿Qué significaba eso? ¿Qué yo era el peor de todos y los demás perfectos, que nunca se equivocaban con nadie ni se tenían que humillar ni disculpar por nada? Eso es lo que al menos, parecía. Sin embargo si había una realidad, es que mi autoestima iba de mal en peor.
Indudablemente, los otros también cometieron faltas contra mí, sólo que no lo reconocieron a tiempo odebidamente. Si alguna vez reconocieron algo, lo hicieron a medias o con argumentos, pretendiendo alguna clase de negociación. “Reconozco que hice esto o aquello, pero tú también me has ofendido en esto, esto, esto otro, más esto y …” ¡larguísima la lista!. El reconoc…

Construyendo murallas

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Jericó fue una importante ciudad del valle del Jordán, conocida como la ciudad de las palmeras (Deuteronomio 34:3). La ubicación geográfica de Jericó le favorecía el dominio sobre el bajo Jordán y de los pasos que conducíana los montes del oeste, de tal modo que la única manera que los israelitas tenían de avanzar hacia Canaán, era pasando por Jericó, y no había otra forma de hacerlo sino tomando la ciudad. Pero para tomar la ciudad, había que traspasar sus murallas. Hoy en día esto parece sencillo de la mano de la tecnología militar. Tal vez unos cuantos cañonazos o un par de misiles hubiesen sido suficientes como para abrir una brecha para que la infantería pudiera pasar e invadir la ciudad. Pero en aquella época, no se disponía de tal artillería ni de la maquinaria militar apta para semejante empresa. De tal manera que después de una semana de dar vueltas a la ciudad, los sacerdotes portando el Arca y al son de bocinas, al sépt…

No siempre tenemos las bendiciones que queremos

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Hace unos días recordé otro de mis episodios de mi niñez. Tendría tal vez unos nueve años de edad. Era Navidad y la expectativa del “regalito” había eclipsado todo proyecto de esa semana. Finalmente el día llegó y el tan ansiado momento de retirar mi regalito a las doce de la noche del pie del árbol navideño, se concretó. Pero al abrir el paquete… ¡Qué tremenda desilusión! ¡Un par de zapatillas! ¡Yo quería un juguete!
Entonces, una tía sabiamente me dijo: -Si esa es tu forma de agradecer, tal vez no tengas nunca más tu regalo de Navidad. Esas palabras se clavaron como saetas en el medio de mi pequeño corazoncito… Me quedé pensando largo rato, hasta que por fin rompí el silencio y dije algo así como: -¡Gracias! ¡No sé como agradecer el regalo de este año! En realidad lo estaba diciendo con toda sinceridad, había entendido que había niños en el mundo como yo que esperaban grandes cosas, pero que ni siquiera un par como esas humildes…