Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2012

Equilibrio "pecadológico"

Equilibrio “pecadológico” Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
E n la naturaleza, se da lo que se denomina “equilibrio bacteriológico”. Tiene que ver con la constante lucha entre los microorganismos que destruyen el cuerpo y aquellos que lo defienden de tales ataques. Mientras exista un equilibro, podemos afirmar que el cuerpo está “sano”. Esto de ninguna manera significa que está absolutamente libre de los microbios nocivos. Lo que en realidad quiere decir es que los microorganismos dañinos están presentes, pero de alguna manera permanecen controlados. Nuestro cuerpo corruptible, a pesar de hallarse inmerso en este mundo degradado fuera del Edén sigue siendo una máquina admirable, maravillosa. Cada minuto, cada segundo, dentro de él se libran intensas batallas entre las huestes del bien y las del mal. Entre los microorganismos invasores, tales como bacterias, virus, microbios; y los soldados que están para defenderlo de estos ataques, como los glóbulos blancos que se ha…

Cuando la vida me pase la factura

Cuando la Vida me pase la factura Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
E l lugar donde me ha tocado en gracia vivir es típico de montaña. Arido, seco, días con amplitudes térmicas significativas… como que la montaña está a unos pocos kilómetros de casa. Tan es así que una mirada hacia el oeste desde cualquier punto de la ciudad tiene como fondo la imponente e indescriptible belleza de la cordillera de Los Andes.
Al transitar el camino hacia Chile, cuyo punto más alto se encuentra en el Túnel Internacional “Cristo Redentor” a unos 3.750 metros sobre el nivel del mar, los cerros parecen estar ahí a tan sólo unos pasos delante nuestro. A medida que avanza el auto, parecen ir acompañando el movimiento y corriéndose hacia atrás. Es que son tan grandes, que parecen estar a unos pocos pasos, pero en realidad están a kilómetros de distancia. Pero el hecho más curioso y sorprendente es que al detenerse a un costado del camino y echar una mirada hacia atrás, podemos ver que la ci…

Escrito en la Biblia mas no en el corazón

Escrito en la Biblia, mas no en el corazón Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
C uando era maestro de la Escuela Dominical, era muy joven y estudiaba mucho. No sólo las lecciones que debía presentar a mis alumnos, sino que también estaba cursando el Instituto Bíblico y por si esto no fuera suficiente, estudiaba por mi propia cuenta muchos otros temas bíblicos. A veces mis pequeños alumnos hacían preguntas realmente de alto vuelo espiritual y me tenía que poner a investigar y estudiar muy en serio para ofrecerles una buena respuesta. Después de todo, ellos se lo merecían y yo para eso estaba: para servirles y enseñarles. Hoy me parece increíble que niños de entre diez y doce años hicieran preguntas tan interesantes. Fue un tiempo muy lindo. Disfruté mucho enseñarles y estudiar junto con ellos. Aprendí mucho de ellos y de sus padres. Todo eso me apasionaba, me incentivaba, me desafiaba a aprender y estudiar más y más. Y eso me gustaba. Creo que en esa época de mi vida, es…

Cadena de favores

Cadena de favores Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

H ace muchos años, en cierta época de nuestras vidas, nos hallábamos ante una encrucijada, sin saber a dónde ir, ni qué hacer. Distanciados de Dios por largo tiempo, todas las instancias para hallar la salida al problema parecían haberse agotado.
Un día se presentó un pariente con la “solución” a nuestros pesares. Nos proveyó los contactos necesarios, hablamos con varias personas… y al cabo de cierto tiempo –unos pocos meses– esa triste etapa de nuestras vidas había quedado definitivamente atrás y hoy emprendíamos un nuevo camino lleno de esperanzas, agradecidos y ya algo más cerca de Dios por el milagro recibido. Al menos así es como lo vimos nosotros.
Todo anduvo bien los primeros tiempos. Ambas familias, la de este pariente y la nuestra parecieron haberse fusionado en una nueva etapa. Comíamos juntos, nos visitábamos muy frecuentemente, nos ayudábamos mutuamente… Pero poco tiempo después descubrimos que nuestro “a…

Amor calidad "CCC"

Amor calidad “CCC” Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

J uan esa noche estuvo exaltado, desbordaba de entusiasmo. Cantó desde el púlpito ante una nutrida congregación, y leyó algunos de sus propios escritos en ocasiónde haber sido invitado a presentar su ministerio en la nueva iglesia donde se congregaba desde hacía ya un tiempo. Hubo mucha emoción. El Espíritu de Dios había tocado muchas almas. Hubo conversiones, decisiones y lágrimas de arrepentimiento entre la congregación.
-¿Por qué con ellos sí y en nuestra iglesia nunca? Preguntó con mucho respeto, pero con evidentes señales cierta frustración, su ex pastor.
-No hay secretos, mi hermano –respondió Juan. -Ellos vieron lo mismo que tú viste en mí durante todos esos años en que estuve contigo en tu iglesia. Tanto lo bueno, como lo malo. La diferencia es que ellos tuvieron la valentía de verlo y luego de enfrentarlo. Tú mirabas para otro lado.
Este episodio es ficción. Cualquier semejanza con la realidad es pura coinci…

Dolor o sufrimiento?

Dolor o sufrimiento? Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

S ensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior”. “Sentimiento de pena y congoja de corazón.” Son acepciones con que el diccionario de la Real Academia Española define la palabra “Dolor”.
“Sentir físicamente un daño, dolor, enfermedad o castigo”. “Sentir un daño moral”. “Recibir con resignación un daño moral o físico”. Son algunas acepciones para definir “sufrimiento”.
Evidentemente “dolor” y “sufrimiento” no son exactamente la misma cosa, aunque van de la mano una con la otra, toda vez que el dolor es capaz de provocar intenso sufrimiento, al punto en que a menudo suele confundirse una cosa con la otra.
No podemos evitar afrontar situaciones de dolor. Este se presenta por sí mismo a través dediversas circunstancias de la vida. La pérdida de un ser amado, una situación adversa, un accidente, una enfermedad, un lamentable hecho de violencia… todos eventos capaces de desencadenar i…

¿Acreedores, merecedores o solamente beneficiarios?

¿Acreedores, merecedores o solamente beneficiarios? Por: luis Caccia Guerra  para www.devocionaldiario.com
D elgado, alto y desgarbado. Despectivo de “largo”. Tales las definiciones que los diccionarios de la Real Academia Española le asignan a la palabra “larguirucho”.
Pues bien; lejos del héroe de turno, aquél que todo –o casi todo– lo puede, ese que tiene las soluciones para todo, que administra justicia, que propina el justo castigo a los villanos… uno de mis personajes favoritos y con quien me siento profundamente identificado, es uno creado por nuestro querido García Ferré: “Larguirucho”. Y las definiciones con las que comienza el presente artículo, nunca tan a la medida del personaje.
Alto, delgado, algo torpe, desgarbado. De condición muy humilde, desventurado, inocente, confiado, y con un “touch” de ingenuidad rayano con la tontera; son algunas características que surgen a prima facie de su personalidad… ¡junto a una bondad y un corazón gigantes capaz de darlo absolutamente todo …

Un mimo para un corazón roto

Un mimo para un corazón roto Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
L os escritores cristianos no somos igual que los escritores seculares. Puede coincidir en una misma persona el escritor cristiano y el secular, es decir, el que escribe para Dios y el que escribe sobre otros asuntos relacionados con nuestro pasaje por este mundo. Pero la diferencia fundamental entre uno y otro, es que los escritores cristianos de vocación, no lo hacemos para ganar dinero, fama, popularidad, reconocimiento, ni ninguna de esas cosas que generalmente vienen de la mano de un libro exitoso. Esto en sí mismo no es nada malo. Son bendiciones que pueden venir con un libro cristiano exitoso. Pero lo que pretendo dejar en relieve es que los escritores cristianos, no escribimos, MINISTRAMOS.
Y esa es una diferencia no menor. Quienes escribimos para Dios, quienes ministramos a través de la palabra escrita, hemos elegido OBEDECER un LLAMADO de Dios en cuanto a SER de BENDICIÓN para los demás utilizando…

Espíritu de colaboración

Espíritu de colaboración Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

E n cierta oportunidad me tocó trabajar en un medio en el que el espíritu de colaboración y la buena voluntad estaban mal mirados. ¿Cómo puede ser posible semejante barbaridad? Pues, bien, estimados lectores, les tengo malas noticias. Existen medios; inclusive iglesias, en donde el espíritu de colaboración, la buena voluntad y el concepto de trabajo en equipo muy lejos de ser “bienvenidos”, son “malvenidos”. Y aquí no hablamos del “entrometido”, de ése que aparece sin que nadie lo llame. Ese que cuando se le solicita su opinión desaparece, pero aparece intempestivamente cuando no se la requiere. También estuve en una comunidad así, pero ese es tema de otro libro.
Recuerdo en una oportunidad, la líder del programa de Navidad me habló de una participación en la presentación. Le manifesté mis ideas dentro de lo que es el uso de multimedios. Mi propuesta, en realidad no cambiaba en nada lo que ya estaba, por decirlo…