Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2012

Amor calidad "CCC"

Amor calidad “CCC” Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

J uan esa noche estuvo exaltado, desbordaba de entusiasmo. Cantó desde el púlpito ante una nutrida congregación, y leyó algunos de sus propios escritos en ocasiónde haber sido invitado a presentar su ministerio en la nueva iglesia donde se congregaba desde hacía ya un tiempo. Hubo mucha emoción. El Espíritu de Dios había tocado muchas almas. Hubo conversiones, decisiones y lágrimas de arrepentimiento entre la congregación.
-¿Por qué con ellos sí y en nuestra iglesia nunca? Preguntó con mucho respeto, pero con evidentes señales cierta frustración, su ex pastor.
-No hay secretos, mi hermano –respondió Juan. -Ellos vieron lo mismo que tú viste en mí durante todos esos años en que estuve contigo en tu iglesia. Tanto lo bueno, como lo malo. La diferencia es que ellos tuvieron la valentía de verlo y luego de enfrentarlo. Tú mirabas para otro lado.
Este episodio es ficción. Cualquier semejanza con la realidad es pura coinci…

Dolor o sufrimiento?

Dolor o sufrimiento? Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

S ensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior”. “Sentimiento de pena y congoja de corazón.” Son acepciones con que el diccionario de la Real Academia Española define la palabra “Dolor”.
“Sentir físicamente un daño, dolor, enfermedad o castigo”. “Sentir un daño moral”. “Recibir con resignación un daño moral o físico”. Son algunas acepciones para definir “sufrimiento”.
Evidentemente “dolor” y “sufrimiento” no son exactamente la misma cosa, aunque van de la mano una con la otra, toda vez que el dolor es capaz de provocar intenso sufrimiento, al punto en que a menudo suele confundirse una cosa con la otra.
No podemos evitar afrontar situaciones de dolor. Este se presenta por sí mismo a través dediversas circunstancias de la vida. La pérdida de un ser amado, una situación adversa, un accidente, una enfermedad, un lamentable hecho de violencia… todos eventos capaces de desencadenar i…

¿Acreedores, merecedores o solamente beneficiarios?

¿Acreedores, merecedores o solamente beneficiarios? Por: luis Caccia Guerra  para www.devocionaldiario.com
D elgado, alto y desgarbado. Despectivo de “largo”. Tales las definiciones que los diccionarios de la Real Academia Española le asignan a la palabra “larguirucho”.
Pues bien; lejos del héroe de turno, aquél que todo –o casi todo– lo puede, ese que tiene las soluciones para todo, que administra justicia, que propina el justo castigo a los villanos… uno de mis personajes favoritos y con quien me siento profundamente identificado, es uno creado por nuestro querido García Ferré: “Larguirucho”. Y las definiciones con las que comienza el presente artículo, nunca tan a la medida del personaje.
Alto, delgado, algo torpe, desgarbado. De condición muy humilde, desventurado, inocente, confiado, y con un “touch” de ingenuidad rayano con la tontera; son algunas características que surgen a prima facie de su personalidad… ¡junto a una bondad y un corazón gigantes capaz de darlo absolutamente todo …

Un mimo para un corazón roto

Un mimo para un corazón roto Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
L os escritores cristianos no somos igual que los escritores seculares. Puede coincidir en una misma persona el escritor cristiano y el secular, es decir, el que escribe para Dios y el que escribe sobre otros asuntos relacionados con nuestro pasaje por este mundo. Pero la diferencia fundamental entre uno y otro, es que los escritores cristianos de vocación, no lo hacemos para ganar dinero, fama, popularidad, reconocimiento, ni ninguna de esas cosas que generalmente vienen de la mano de un libro exitoso. Esto en sí mismo no es nada malo. Son bendiciones que pueden venir con un libro cristiano exitoso. Pero lo que pretendo dejar en relieve es que los escritores cristianos, no escribimos, MINISTRAMOS.
Y esa es una diferencia no menor. Quienes escribimos para Dios, quienes ministramos a través de la palabra escrita, hemos elegido OBEDECER un LLAMADO de Dios en cuanto a SER de BENDICIÓN para los demás utilizando…