Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2014

Resultados del pasado

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Recuerdo que cuando era pequeño, mi madre tenía una gran habilidad para tejer con dos agujas. Pasaba mucho de su tiempo tejiendo y sus prendas no sólo resultaban abrigadas para los fríos inviernos de esta parte del planeta, sino también de gran belleza estética y prolijidad en sus terminaciones. A veces, como no podía comprar lana nueva, destejía alguna prenda que ya me quedaba chica para tejer una nueva con la lana así recuperada y reciclada. En alguna oportunidad me tocó ayudarle a desenredar y ovillar alguna complicada madeja de lana. Rara vez ocurría esto, pero a veces se equivocaba y cuando recién se daba cuenta de ello, era a la hora de unir dos partes de tejido terminado que no encajaban o no daban con la medida o forma adecuada. Debía ponerse, entonces, a destejer las porciones mal hechas y reanudar el tejido para hacerlo esta vez, bien. No podía terminar de armar una prenda con partes defectuosas. En ciertas oportunidades…

Metí la pata

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

“Metí la pata”, “metí la gamba”; es una expresión típica de mi país y no significa literalmente “metí la pata de la mesa en su lugar” o “introduje una pierna dentro de algo”. Lo que quiere decir es algo así como “me equivoqué”, “hice algo indebido”, “provoqué un perjuicio” o “no debí haberme comportado así”. Si algún lectorbusca a alguien así, estoy disponible, esa es mi “especialidad”, soy experto.
Parece que Pablo conocía bien este “oficio” Porque lo que hago,no lo entiendo;pues no hago lo que quiero,sino lo que aborrezco,eso hago.”(Romanos 7:15 RV60)
Abraham tuvo temor de hombres y circunstancias e implícitamente cierta desconfianza en Dios cuando hizo pasar a Sara su esposa por su hermana en dos oportunidades, ante Faraón (Gén. 12:13) y más tarde ante Abimelec (Gen. 20:2). Elías se deprimió y quiso morir cuando Jezabel puso precio a su cabeza y creyó que ya todo estaba perdido (I Reyes 19:4). Jacob estafó a su hermano mayor y…

Cuando el quebranto es una bendición

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Bien conocida es la historia de Samuel, el profeta que ungió a Saúl y luego a David como reyes de Israel. Es más, antes de ungir a David como rey de Israel, le dio la bendición de parte de Dios para la victoria contra Goliat, cuando ya todo, a los ojos de los hombres, estaba perdido (I Samuel cap. 17).
Sin embargo, epopeyas bíblicas como la de David y Goliat nos “eclipsan” por decirlo de alguna manera, la atención sobre los orígenes de Samuel. Su madre, Ana, la primera y más amada de las dos esposas de Elcana de Ramá, le puso ese nombre en razón del milagro que Dios obró en ella cuando escuchó su angustiosa súplica y le dio ese hijo. Ana era estéril, lo cual en aquella época representaba una gran humillación. Lamentablemente, en la actualidad en ciertos nichos sociales, esto aún sigue siendo motivo de discriminación, aparteid, marginación y alguna clase de sutil hostigamiento para muchas mujeres en esa condición. Penina, la otra e…

Seré yo, Señor?

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Y mientras comían,dijo:De cierto os digo,que uno de vosotros me va a entregar. Y entristecidos en gran manera,comenzó cada uno de ellos a decirle:¿Soy yo,Señor? (Mateo 26:21-22 RV60)
Mientras comían la Pascua, Jesús hizo un insólito anuncio a sus amados discípulos: “uno de ustedes me va a entregar” les dijo. Difícil imaginarse la situación y el impacto. ¡Iban a celebrar la Pascua y su Maestro les viene con semejante anuncio! Entonces, cada uno de ellos, adolorido, apenado, pero por sobre todas las cosas, tocado en la fibra más íntima de su corazón comenzó a preguntar con sinceridad: “¿Soy yo,Señor?”. Muchas veces la situación inmediatamente posterior con Judas, y los siguientes eventos eclipsan nuestra atención sobre este momento en particular. Y es que si tienes un corazón sincero delante de Dios, aunque te sientas muy firme en la fe y tus decisiones hayan sido drásticas y radicales respecto de tu camino a seguir en pos de El, en …