Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2012

Dios no elige personas capacitadas. El capacita a los elegidos

Dios no elige personas capacitadas. El capacita a los elegidos.
Originalmente escrito para www.devocionaldiario.com
Autorizado para ser publicado en www.laroca-minitserios.com.ar; www.larocaministerios.blogspot.com


La certeza que da título al presente devocional no es de mi autoría. Alguien más, cuyo nombre desconozco, la dejó escapar para que fuera de bendición para todos nosotros.

¡Y qué tremenda verdad!.  Cuando Dios eligió a Moisés para sacar a su pueblo de la esclavitud de Egipto, este hombre no estaba capacitado para la titánica epopeya. Y de esos ejemplos sobreabundan en la Escrituras.

Hace unos días tuve un incómodo encuentro con una persona. Traté de evitarlo, pero la otra parte fue quien lo buscó. Se trata de una mujer que por motivos que no me incumben, ni con los que tengo nada que ver; había sido despedida justamente del puesto que hoy ocupa quien esto escribe.

“-¡Espero que sepa apreciar el valor de quienes tiene a su alrededor y que esté a la altura del puesto!... se lo…

Rebelándome por sobre las circunstancias

Rebelándome por sobre las circunstancias
Escrito originalmente para www.mensajesdeanimo.com
Autorizado para ser publicado en www.laroca-ministerios.com.ar; www.larocaministerios.blogspot.com

Hace poco más de un año, escribí “Poniéndome de pie por sobre las circunstancias” y más o menos por la misma época “Dios sin instrucciones”. Y es que honestamente, amado lector, estaba pasando por una prolongada crisis y ya no sabía qué, cómo, de qué modo, ni cuándo pedirle a Dios que me sacara de ella.

Pero hace muy poco tiempo y ya algo más tranquilo, las respuestas comenzaron a hacerse evidentes. E insisto: “hacerse evidentes” son los términos que empleo; no “comenzaron a llegar” que es otra cosa bien distinta.

Creo que las respuestas que necesitaba estuvieron siempre ahí. Que Dios en su amor y misericordia para conmigo, las envió inmediatamente, sólo que yo no estaba en condiciones de verlas. “Señor, muéstrame”; “Señor, abre mis ojos” o “Señor, que recobre la vista” eran oraciones que hacía mu…

La Familia y el Burrito

La familia y el burrito Por: Luis Caccia Guerra para http://www.mensajesdeanimo.com/
Hace algunos años, alguien soltó este cuento, cuyo autor desconozco, por los correos electrónicos del mundo. Dice de un matrimonio grande con un hijito pequeño. Un día emprendieron un largo viaje llevando consigo la única posesión de la familia: un burro.
Subieron arriba del burrito al niño y comenzaron su camino. Alguien que los miraba, vio mal que los padres ya grandes vinieran caminando mientras el niño iba tan cómodamente sobre el animal. ¡Qué niño malcriado!
Decidieron entonces, cambiar las cosas. El hombre bajó a su hijo y se subió él sobre el burro. Entonces, alguien vio muy mal que el hombre anduviera sobre el burro mientras que su mujer y su hijo lo hacían caminando. ¡Qué hombre desconsiderado!
Entonces, tomaron la decisión de subir a la esposa al burro, mientras padre e hijo iban caminando. Alguien se quejó de que después de todo un día agobiante de trabajo, el hombre debía cargar con su mujer so…

Juan 3:16 - Amor, pero también fe y obra en acción

Juan 3:16 – Amor, pero también fe y obra en acción Por Luis Caccia Guerra para http://www.devocionaldiario.com/
Cuenta esta historia cuyo autor desconozco, que una noche helada de invierno un niño se encontraba vendiendo periódicos en una esquina.
El pequeño vivía en la calle y dormía en una caja de cartón ubicada en un rincón para tratar de guarecerse lo mejor posible de las inclemencias del clima y de algunas “alimañas” que suelen andar sueltas.
Aquella noche, hacía más frío que lo habitual y la caja de cartón con la que pretendía proteger su frágil cuerpito, estaba claro que no iba a ser suficiente. Preguntó entonces a un policía, si sabía a dónde podría ir un niño en esas condiciones.
El uniformado le indicó una dirección cerca de allí y le dijo que cuando fuera atendido, dijera: “Juan 3:16”.
Así lo hizo el niño. La amable anciana que lo atendió cuando escuchó “la clave” lo hizo pasar; le dio de comer y finalmente lo bañó, le proveyó ropas y lo acostó en una mullida cama.
Al día siguie…

Ecos

Ecos Por Luis Caccia Guerra para http://www.mensajesdeanimo.com/
Un padre y su pequeño hijo van subiendo por la ladera de un cerro. El niño resbala, se golpea y grita: -“¡Auch!!”
Y del cerro de enfrente se oye: -“¡Auch!!”
Sorprendido, el pequeño dice a viva voz: -“¿Quién anda ahí?”
-“¿Quién anda ahí?” repite el eco.
Después de varios intentos y ya fastidiado, dolorido por el golpe y sintiéndose burlado, vocifera con vehemencia: -“&#=@\%$*”
Y el retorno de la montaña no se hace esperar: -“&#=@\%$*”
El padre, ya viendo el exabrupto del niño, que éste se exaspera cada vez más y no entiende nada, “interrumpe el diálogo” y grita: -“¡Campeón!!”
Y obtiene: -“¡Campeón!!”
Acto seguido le explica lo que es el eco; es decir, el rebote de las ondas sonoras en la pared de la montaña de enfrente.
Es una lección tan elemental, tan simple… y sin embargo cuesta tanto aprenderla y ni hablar de ponerla en práctica.
Muchas veces me quejé de que mi trabajo no es valorado como corresponde; de expresiones descalifican…

Con el Poder o EN el Poder de Dios

Con el Poder de Dios o EN el Poder de Dios Por: Luis Caccia Guerra para http://www.devocionaldiario.com/
Dice la Biblia en Números cap. 20 que el pueblo había ido a quejarse a Moisés por la falta de agua.
Treinta y ocho años habían transcurrido desde que estuvieron por primera vez tan cerca de la Tierra Prometida. Este pueblo que venía con quejas delante de Moisés no era el originario que salió de Egipto atravesando a pie las aguas del mar. Era toda una nueva generación, pero con los mismos pecados de sus padres: liberados con mentalidad de esclavos.
Entonces, Dios le dijo a Moisés que hablara a la peña y que El haría brotar aguas de ella. Moisés debía solamente HABLARLE a la peña y Dios haría el milagro. Esa era la consigna de parte del Altísimo. No obstante ello, Moisés profirió palabrasimprudentes contra el pueblo, al tratarlos de rebeldes y habló de más al decir: ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña?”como si al autor del milagro fuera él mismo. Acto seguido, en lugar de habla…

"Princesa"

"Princesa" Por: Luis Caccia Guerra Escrito originalmente para: http://www.devocionaldiario.com/
Autorizado para ser publicado en: http://www.laroca-ministerios,com.ar/, www.larocaministerios.blogspot.com
Hoy recordé con emoción la primera vez que escuché la palabra “papá” ¡y la personita que la pronunciaba se refería nada más ni nada menos que a mí!
Mi amada esposa y quien esto escribe no podíamos tener hijos. Después de nueve años de matrimonio y oraciones; un buen día, un dulce angelito golpeó a las puertas de nuestro hogar triste y solitario y lo iluminó con la lucecita de su presencia.
La música de su vocecita, el ritmo de su corazoncito acelerado; la angustia de su llanto, las campanitas de su risa; sus bracitos rodeando el cuello y sus interminables y repetidos “te quiero”, cada uno expresado desde lo profundo de su corazón… En pocas palabras, esa dulce princesita supo vestir de primavera el invierno de un hogar que “quemaba” sus últimas esperanzas. ¡Dios! ¡Qué bendición!
-…

Olimpíadas especiales

Olimpíadas especiales Por: Luis Caccia Guerra
Originalmente escrito para: http://www.mensajesdeanimo.com/ Autorizado para ser publicado en: www.laroca-ministerios.com.ar, www.larocaministerios.blogspot.com

Hace años, en oportunidad de realizarse las olimpiadas para personas con discapacidad en la ciudad de Seattle (EE.UU.), que en una valoración más positiva, en mi país se las denomina “Olimpiadasespeciales” en alusión a “capacidades especiales”; varios participantes con diverso grado de deficiencia mental, partieron desde la línea de largada de la carrera de los cien metros llanos. La consigna era dar lo mejor de sí y terminar la carrera.
Uno de los chicos, a poco de salir tropezó y cayó. Frustrado, golpeado y desanimado se quedó en el piso llorando sin atinar a levantarse y continuar.
Los otros, que ya se habían adelantado un poco, escucharon sus llantos, se pararon todos y cada uno de ellos se volvió sobre sus pasos.
Una de las chicas -cuenta la crónica- con síndrome de Down, se arrodil…

Línea directa con Dios

Línea directa con Dios Por: Luis Caccia Guerra Escrito originalmente para: http://www.devocionaldiario.com/
Autorizado para ser publicado en: www.laroca-ministerios.com.ar; www.larocaministerios.blogspot.com

En el noticiero de la mañana ví una noticia que me llamó la atención: un estudio que comparaba el nivel de stress de las personas con el uso de teléfonos celulares de alta tecnología. Sin la más mínima intención de involucrarnos en polémica o controversia alguna, las interpretaciones de los resultados prefiero dejarlas en manos de los expertos, de los que saben. Pero la realidad objetiva es que por alguna razón, los mayores niveles de stress estaban localizados en los usuarios de estas tecnologías, en relación con el resto del grupo que formaba parte de la muestra.
Por otra parte, en uno de los primeros periódicos locales de este año, un título destacaba en la primera plana: “Durante 2011, la telefonía celular por tercer año consecutivo a la cabeza de las quejas de los usuarios de serv…

Cuando la confesión nos gobierna

Cuando la confesión nos gobierna Por: Luis Caccia Guerra
Escrito originalmente para: http://www.mensajesdeanimo.com/ Autorizado para ser publicado en: www.laroca-ministerios.com.ar; www.larocaministerios.blogspot.com
Hace unos días, una mujer me pedía intercesión por una angustiante situación en su vida. Cada una de sus palabras estaba impregnada de dolor, derrota, desesperación.
Recordé entonces el episodio del profeta Elías con la viuda de Sarepta, que se describe en I Reyes cap. 17. Elías le pide algo de comer y ella le ofrece pan que iba a preparar para ella y su hijo, con una última ración de harina y aceite que le quedaban… “para que lo comamos y nos dejemos morir”. Tal la declaración de la mujer. Y efectivamente así comienza a suceder. El hijo muere.
Los problemas son reales, de ninguna manera inventados. El dolor, la angustia, el miedo, la desesperación y la impotencia de no poder hacer absolutamente nada en tales situaciones, paraliza, bloquea. No es tanto el terrible problema por…