Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2013

Levántate y anda

Levántate y anda Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Dice la Escritura en el cap 2 del libro de Marcos que cuatro amigos venían cargando a un paralítico postrado en su lecho. Como a causa de la multitud no podían llegar a Jesús, hicieron un hueco en el techo de donde Jesús se encontraba y por allí lo bajaron para que le diese su bendición. Jesús al ver la fe de ellos, le dijo al paralítico: “Tus pecados te son perdonados”. Pero conociendo los pensamientos de los escribas que se encontraban allí, agregó: -¿Qué es más fácil,decir al paralítico:Tus pecados te son perdonados,o decirle:Levántate,toma tu lecho y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados(dijo al paralítico): A ti te digo:Levántate,toma tu lecho,y vete a tu casa. Entonces él se levantó en seguida,y tomando su lecho,salió delante de todos,de manera que todos se asombraron,y glorificaron a Dios,diciendo:Nunca hemos visto tal cosa (Marcos 2:9-12).
Me emoc…

Incomodidades que son bendición

Incomodidades que son bendición Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Hace ya un tiempo, en la ciudad donde vivo, el transporte público de pasajeros tiene instrumentado un sistema de trasbordo. El pago del pasaje se realiza en forma electrónica por medio de una tarjeta chip y ésta permite utilizar y combinar dos circuitos diferentes inclusive de distintas empresas por el valor de un solo ticket o pasaje.
Es muy interesante y ventajoso el servicio, ya que uno puede acceder y combinar dos recorridos distintos del modo en que mejor le convenga, de tal manera de poder bajarse del transporte lo más cerca posible de su destino con el valor de un solo ticket.
Para muchos esto ha sido una bendición, ya que cada día deben abordar dos circuitos diferentes, inclusive de distintas empresas, para poder llegar a su lugar de trabajo y otro tanto para poder regresar a casa, lo que presume un gran gasto en transporte.
Pero para quien esto escribe, aún de mayor bendición ha sido, ya qu…

En la cocina se ven los chefs

En la cocina se ven los chefs Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Tiempo atrás, por uno de los canales de cable, se emitía un programa en el que los protagonistas eran chefs de cocina que competían entre sí. Se les ponía a disposición acada uno de ellos, la cocina y ciertos ingredientes, con los cuales en un determinado tiempo debían preparar un plato. Finalmente, un grupo de jurados calificaba el producto terminado y ciertas características del mismo para elegir un ganador. Ninguno de los chefs sabía de antemano con qué ingredientes ni con qué tiempo podía contar, por lo que tenía que resolver en el momento, cuál sería el mejor plato que podría preparar en esas condiciones. Esto decía mucho de su capacidad, experiencia y conocimientos.
He estado en unas cuantas iglesias. Tal vez esto no hable muy bien de quien esto escribe, pero es algo que me ha dado experiencia, proporcionado conocimiento de cómo se manejan las iglesias desde el punto de vista humano. Debo decir q…

Me perdono

Me perdono Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Alguien dijo que en las cuestiones relacionadas al perdón, una de las más difíciles es la de aprender a perdonarse a uno mismo. ¡Y cuánta razón tiene!
Debo confesar que aún hoy me asaltan recuerdos y remordimientos de hechos lejanos en el tiempo, algunos de la época de mi adolescencia, la que dejé poco más de tres décadas atrás e inclusive, de mi niñez. No importa si pecados por omisión o por comisión, es decir lo que debí haber hecho y no hice, o lo que hice y no tendría que haberlo hecho. El fantasma del remordimiento de esos antiguos eventos, no importa su gravedad, no distingue pasivo de activo y se presenta de vez en cuando en medio de mis reflexiones para inquietarme, para alterar la paz y el sosiego… ¡a veces el sueño!
Y es que aunque mi mente conciente dice: -“Te perdono”, y sabe a ciencia cierta que Jesús cargó esos y todos mis otros pecados sobre su cruenta cruz; mi alma, que tiene vida propia y habla su propio…

La cara oscura de la Luna

La cara oscura de la Luna Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Es un hermoso espectáculo la Luna en su plenitud brillando en el firmamento de una noche clara. Sin embargo, existe una cara oculta de la Luna, una que a veces permanece en sombras y que por cierto, no vemos nunca, excepto unos pocos privilegiados que pudieron estar allí durante algunas horas.
La Luna tiene la misma velocidad de translación que de rotación. Ello significa que aunque también gira sobre sí misma, siempre hay una misma cara mostrándose hacia el planeta, mientras que el otro hemisferio permanece oculto a los ojos de los observadores desde la Tierra. Cuando el sol está al otro lado e ilumina la cara que da hacia el planeta, la otra permanece en sombras, en la más densa oscuridad.
No puedo menos que ver en este fenómeno de la física planetaria un extraordinario paralelo con la vida de Marcelo.
“Siempre estuve expuesto a la cara del fracaso. Una madre neurótica y acomodaticia que lo tuvo todo par…

Cuando lo defectuoso, sirve

Cuando lo defectuoso, sirve Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

Habitualmente salgo muy temprano a trabajar por la mañana. En realidad, mucho más temprano de lo que para cualquier ser normal sería necesario, a causa de mi problema de vértigo y pánico en los transportes. A esa hora, la gente o viene de vuelta o va mucho más temprano de la hora pico, por lo que el transporte viene sin apuro y prácticamente vacío.
En nuestra ciudad tenemos además de los buses con motores a combustión, un transporte eléctrico que circula por las calles conectado a su propia línea de energía. Es cómodo, pero el zumbido de su motor sumado a la velocidad que a menudo alcanza, para mí ha sido unas cuantas veces motivo suficiente para tener que literalmente “arrojarme” de él envuelto en una crisis de vértigo y pánico.
Días atrás salí de casa algo más tarde de lo habitual. Ya venía angustiado y rogando por un transporte en el que yo pudiera viajar con el menor trauma posible. Pues bien, aparec…