Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2015

La Diferencia

La diferencia Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
¿Acaso ha estado tanto tiempo en Cristo que se le ha olvidado cómo era estar sin Él?” Se pregunta Charles Swindoll.
No debería ser así, toda vez que la experiencia de vivir con Cristo se renueva cada día. Sin embargo es un síndrome que a muchos cristianos tiende a pasarnos. En términos de tiempo, quien esto escribe ya ha pasado bastante más de la mitad de su vida con la esperanza de Cristo en el corazón.
A veces me pregunto en medio de las dificultades y con angustia: -¿Por qué escondes tu rostro de mí? Pero es bueno que a veces, Jesús simule alguna “ausencia” en nuestras vidas, como para recordarnos cómo era vivir sin Él.
Es lo que hace la diferencia entre AGREGAR a Jesús a tu vida para que algunas cosas cambien convenientemente; e INVITARLE A ENTRAR, A SER PARTE para vivir una experiencia verdaderamente transformadora de toda tu vida. Donde ya no hay UNIFORMIDAD con Él, sino UN TODO EN UNIDAD. Donde ya no hay IGUALDAD …

Saliendo de la zona de confort

Saliendo de la zona de confort Por: Luis Cacciaguerra para www.devocionaldiario.com
Alguien dijo sabiamente: “No le digas a Dios cuán grande es tu problema, más bien dile al problema cuán grande es Dios.”
Sin embargo, el misionero en China Hudson Taylor tenía una versión más profunda de esta formidable verdad:
No importa cuán grande sea el problema; lo que sí importa es en dónde está, si interfiere entre mí y Dios o si me empuja hacia El.” (James Hudson Taylor)
¡Y es que realmente, Jesús no se queda quieto!
Jesús nos mueve constantemente de los lugares en donde nos gustaría quedarnos y nos empuja hacia donde no deseamos ir.” (M. Craig Barnes)
Esta clase de discernimiento no viene solo. Es necesario estar a solas con Dios suficiente tiempo, apartados, lejos de la zona de confort, para poder oír solamente la voz de Dios. Y para eso está el desierto. Todos los que creemos con sinceridad hemos transitado al menos, un desierto en nuestras vidas.  Y aquí no hablamos precisamente de una visita …

Hoja de ruta

Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
En la bellísima novela “La luz que no puedes ver” (Anthony Doerr); el papá de la niña construye una maqueta en escala de la ciudad, para que su pequeña hijita ciega pueda recorrer son sus dedos cada detalle, “leer el mapa” para que ella lo memorice y aprenda a orientarse y volver a casa cuando salga.
Nuestra ciudad tiene a ambos lados de cada calle, pequeños canales que transportan agua. Se llaman “cunetas” o “acequias” y es una de las primeras cosas que llama la atención de los turistas que nos honran con su visita. Pero así como significan un gran beneficio para la abundante arboleda que se encuentra a cada lado de las calles, también representan un peligro potencial si no se tienen los debidos cuidados. Hace poco ví a un joven hombre no vidente confundir la posición del puente y la cuneta al cruzar la calle y caer de bruces en el canal. Felizmente el episodio no terminó en nada grave; no tenía más que unos raspones, golpes, magulla…

Cuando el hombre pretende ser Dios

Por: Jésica Andrea y Luis Caccia Guerra para www.destellodesugloria.org
Hace muy poco se estrenó la cuarta saga de una famosa y exitosa película donde el hombre una vez más juega a ser Dios y recrear, volver a dar vida a una especie de animal o bestia que ya no existe: “Jurassic World” (Mundo Jurásico), basada en la novela “Jurassic Park” de Michael Crichton, su antecesora de los años´90.
A muchos tal vez nos sorprendió y nos gustó. Cuando era chiquita me encantaban los dinosaurios y jugaba con ellos, esos juguetes con sus formas, tamaños y colores. Es más, leía libros, buscaba información en internet y por momentos me entusiasmé con estudiar Paleontología.
Recientemente, “El mundo.es” (http://www.elmundo.es) publicó una noticia que me sorprendió y a la vez me preocupó: “Hallaron el cuerpo de una cría de mamut”. La cría mide 130 centímetros de largo por 90 de alto, había sido encontrada en perfecto estado de conservación por paleontólogos e investigadores, en la península de Yamal, en l…

Danza con Dios

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
Has cambiado mi lamento en baile” dice una bellísima canción de Marcos Witt.
Y es que bailamos delante de Dios cuando estamos felices, toda vez que la felicidad es una decisión, no una ocasión, casualidad o circunstancia.
Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David vestido con un efod de lino. Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta. (2 Samuel 6:14-15 RV60)
La vez anterior que hallamos algo acerca del Arca del Pacto en las Escrituras, se remonta a I Samuel 7:1 y 2 donde el Arca había sido devuelta por los filisteos y depositada en la casa de Abinadab, en Quiriat-Jearim. Pasaron muchos años, hasta que David tomó la decisión de traer el Arca a Jerusalén.
Dios había dejado a su pueblo taxativas instrucciones sobre cómo debía ser transportada el Arca. Debía apoyarse en varas y transportarse sobre los hombros de los hijos de Coat (Números 7:9). No obstante el…

Te ví

Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.(Juan 1:48)
Jesús dio testimonio de lo que pasó cuando Natanael estaba debajo de la higuera. Probablemente, entonces, estaban orando con fervor, buscando dirección acerca de la Esperanza y el Consuelo de Israel, donde ningún ojo humano lo viera. Esto le demostró que nuestro Señor conocía los secretos de su corazón” (Comentario Mathew Henry).
En Israel había tres plantas simbólicas respecto de la relación de Dios con su pueblo. El olivo, símbolo de la presencia del Espíritu de Dios entre su pueblo; la higuera, los frutos que Dios esperaba de su pueblo y la vid, representación de la relación íntima entre Dios y el pueblo de Israel.
Pues bien; debajo de la higuera en casa, Natanael hacía su lectura de las escrituras y tenía su momento a solas con Dios, lejos de las miradas de las personas. La al…

La aventura de la fe

Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
El último año ha sido para nosotros muy especial. Con algún grado de dificultad algo mayor que el anterior, y no sin alguna pérdida que llorar, por cierto. Pero las cosas por las que hemos pasado han sido verdaderamente determinantes. En lo personal, en lo familiar, en lo físico, en lo mental, en lo espiritual; lo cual indudablemente ha impactado de manera decisiva en el ámbito ministerial.
Es que una cosa es caminar en círculos, a la deriva y sin poder llegar a ningún sitio en las ardientes arenas del desierto y otra bien distinta es caminar a través de las mismas quemantes arenas, pero con un rumbo cierto, sabiendo cuál es el destino hacia donde debemos llegar. Y esa ha sido exactamente la gran diferencia. Ya no somos las mismas personas que este mismo mes, pero del año pasado. Hasta el año pasado éramos islas. Ahora, hemos tenido intensas conversaciones de fe en familia, cosa que hacía mucho tiempo no se daba, no al menos en esta…

Al transponer el Jordán

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
Nuestro fox-terrier estuvo internado. Sí, leíste bien. EL PERRO internado en una veterinaria en una unidad de cuidado intensivo.
Hace once años, cuando nuestra hija era aún una niña, lo trajimos con fines terapéuticos para ella. Apenas tenía unos días de vida y aún no abría los ojitos. Nuestra hija se levantaba varias veces durante la noche a darle leche en una mamadera. Y así cuidó de él hasta que se pudo valer por sus propios medios. Yo, por mi cuenta, lo hostigaba para que ladrara. A veces pienso que yo le enseñé a ladrar... ja, ja! ¡Hasta hace unos días hacía lo mismo, y el tipo salía ladrando enfurecido hacia la puerta como para comerse a alguien!
Siempre dije y sostuve que el fox-terrier es parte de la familia y al momento de comenzar a escribir estas líneas, cuando se encontraba al borde de la muerte, lo pude percibir así más que nunca. Ese perrito con sus achaques de viejito, su hígado en un hilo, sus riñones comprometidos, u…

Lides de la fe

Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com
Días atrás caminaba en dirección a “mi santuario” cuando ví una chica haciendo señas a un taxi. El conductor la vio y paró, pero se detuvo del lado del carril de enfrente. No podía cambiarse sin cometer una imprudencia o causar un incidente, dado el denso tránsito que hay en esa zona y a una hora pico.
La chica sin prestar mínima atención, lo dejó pasar, no miró hacia enfrente ni hacia delante. Inmersa en sí misma, desconectada del exterior, abstraída en su propio mundito, no pudo ver al taxi detenerse ni al conductor esperándola. En cambio, bajó la mano y siguió caminando en su propia dirección buscando otro taxi, que a esa hora, por cierto, son muy escasos.
Entonces pensé: “cuántos taxis me habrá enviado Dios para sacarme del pantano, para llevarme a destino y no tuve la visión para verlos detenerse y esperarme a tan sólo unos pocos metros de mí, por mi falta de visión, miopía espiritual, falta de atención sumido en mis propios pe…