Ir al contenido principal

Hoja de ruta


Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

En la bellísima novela “La luz que no puedes ver” (Anthony Doerr); el papá de la niña construye una maqueta en escala de la ciudad, para que su pequeña hijita ciega pueda recorrer son sus dedos cada detalle, “leer el mapa” para que ella lo memorice y aprenda a orientarse y volver a casa cuando salga.

Nuestra ciudad tiene a ambos lados de cada calle, pequeños canales que transportan agua. Se llaman “cunetas” o “acequias” y es una de las primeras cosas que llama la atención de los turistas que nos honran con su visita. Pero así como significan un gran beneficio para la abundante arboleda que se encuentra a cada lado de las calles, también representan un peligro potencial si no se tienen los debidos cuidados. Hace poco ví a un joven hombre no vidente confundir la posición del puente y la cuneta al cruzar la calle y caer de bruces en el canal. Felizmente el episodio no terminó en nada grave; no tenía más que unos raspones, golpes, magulladuras y no poco dolor, pero lo ayudamos a salir y pudo continuar su camino por sus propios medios.

En el ámbito espiritual ocurre otro tanto. Permanentemente necesitamos una orientación segura en medio de la oscuridad para no andar a tientas y caer. Muchas veces caemos por andar a ciegas en el oscuro medio espiritual en el que nos movemos. A veces son caídas con terribles consecuencias que lamentar. Otras veces, salimos golpeados y con dolor, pero podemos ponernos de pie nuevamente y continuar.

Todo esto, me ha llevado a elaborar con los años, mi mapa, mi panel de instrumentos, mi “hoja de ruta”:

  • LA FE

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
(Hebreos 11:1 RV60)

Un amado hermano y amigo de La Habana, Cuba; el pastor Juan Carlos Rodríguez, me describió muy acertadamente cómo funciona y se aplica esto en nuestras vidas. Dice, hablando de los héroes de la fe del capítulo 11 de la carta escrita por Pablo a los Hebreos:

Su fe no fue un puente entre ellos y lo que ellos esperaban que Dios hiciera, sino un puente entre ellos y Dios mismo. Allí el autor dice en los versos 13-16 que mientras caminaron acá ellos mantuvieron en su corazón seis actitudes sólidas, firmes y profundas en relación a lo prometido por Dios: lo creyeron, lo saludaron, lo confesaron, lo demostraron, lo pensaron y lo anhelaron. ¡Qué gran ejemplo para mí hoy!. Si quiero caminar hoy con la frente en alto, necesito mantener estas seis cosas en lo profundo de mi ser en relación a las promesas de Dios para mí.

Necesito primero creerlo, y esto es estar persuadido y convencido de lo que Dios ha prometido. Luego, saludar las promesas, que es como abrazarlas, como abrazaría a un ser amado y hacerlas parte de mí; luego confesarlas con mi boca o sea, decir lo mismo que Dios ha dicho; después, demostrarlo con mi vida.

Sí, de nada me serviría confesarlo si con mi manera de vivir dijera otra cosa.

Hermanos, hoy quiero vivir acorde con lo que confieso con mi boca. Entonces estaré preparado para pensarlo. Si cuando lo creo, lo abrazo, lo confieso y lo demuestro con mi vida, entonces podré pensar en ello y lo que pienso termina formando mi vida.

Finalmente lo anhelaré, y el anhelo es el deseo profundo de mi alma. Cuando los hombres y mujeres de Hebreos 11 mantuvieron estas seis cosas en su corazón, entonces el verso 16 dice que Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos. Quiero que Dios hoy no se avergüence de llamarse mi Dios”.

  • Si Dios no es quien edifica la casa, TODO tu trabajo es en vano.

Si el SEÑOR no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si el SEÑOR no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.
(Salmos 127:1 RV2000)

La absoluta certeza y reconocimiento de que es Dios quien construye tu vida, el dueño de los planos de tu casa, de todos y cada uno de tus sueños, de tu familia, de tu trabajo y/o profesión, de tu ministerio. El autor de tu ruta, llamado, destino, misión; de tu razón de ser y existir. La absoluta certeza de que nada de lo que hagas servirá de nada si no es el Señor quien lo hace. Cuando por fin entendemos que Dios no llama a gente capacitada a su Obra, sino que capacita a la gente llamada, que es cosa bien distinta.

  • Obediencia, la llave que abre las puertas de los cielos

derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,
(2 Corintios 10:5 RV60)

“No hay peor cosa que hacer muy bien lo que no es necesario hacer.” (Bernardo Stamateas)

Tenía un compañero de trabajo ministerial que era así. Siempre añadiendo un grado de dificultad a las cosas. Siempre haciendo lo que nadie le pidió que hiciera y no era necesario hacer y buscando la manera de no hacer lo que sí le pidieron que hiciera y era necesario hacer. Yo mismo me he comportado así muchas veces.

Acomodando las sillas en la cubierta del Titanic, mientras éste se hunde” (Charles R. Swindoll).

Enderezando los cuadros de las paredes mientras la casa se incendia” (Corrie Ten Boom).

La obediencia trae como consecuencia bendición. Es dejarse guiar por instrumentos durante un vuelo en la más cerrada oscuridad. Cuando no sabemos qué hacer, a dónde ir, sólo nos resta la obediencia. La desobediencia, en cambio, trae zozobra. Un primer ejemplo de obediencia-desobediencia lo hallamos en las Escrituras en Génesis cap. 4. La obediencia de Abel trajo bendición. La desobediencia de Caín dio finalmente como resultado, el primer asesinato.

El tiempo de toda una vida es corto comparado con la Eternidad que nos espera. Cuando por fin entendemos eso, las prioridades son otras, toda vez que Dios se complace más en la obediencia que en el más apasionado servicio.

  • La dependencia total del Señor

Hasta aquí nos ayudó el SEÑOR.
(1 Samuel 7:12 RV2000)

Blaise Pascal, matemático, físico, filósofo y escritor francés, además creyente, conocido por sus contribuciones a la matemática, al diseño y construcción de calculadoras mecánicas, como así también la base conceptual del lenguaje de programación que hoy lleva su nombre, escribió:

Señor, ayúdame a hacer las cosas grandiosas como si fueran pequeñas,porque que las hago con tu poder. Señor, ayúdame a hacer las cosas pequeñas como si fuesen grandiosas, porque las hago en tu nombre.”

La dependencia total de Dios en todo lo que hagamos y aún lo que no hagamos, sin importar circunstancias ni situación.

  • Esfuerzo y valentía

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.
(Josué 1:9 RV60)

Uno de los primeros versículos que aprendí en un sentido práctico para mi vida. A mis jóvenes diecinueve años recién cumplidos fui convocado para el servicio militar, en aquel entonces, obligatorio en mi país. El pastor durante la despedida antes de nuestra partida, nos dejó este versículo que desde entonces ha hecho sentir sus ecos no solamente durante la dura experiencia que significó mi paso por Arsenales de Montaña, sino por el resto de mi vida hasta el presente, en las filas del Ejército de Dios.

No es valiente aquel que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo.” (Nelson Mandela)

No hay sueño preciado en nuestro corazón que no requiera una cuota de valentía para emprender el camino tras él.

  • Amar y saber perdonar

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.
(1 Pedro 4:8 RV60)

El amor cubre multitud de pecados, pero no los pecados del amador, sino los pecados del amado.” (Charles R. Swindoll)

El amor verdadero no se pasa la vida rumiando y evocando los pecados y caídas del pasado. “Es capaz de sepultar en una tumba sin nombre los pecados del pasado mientras da vuelta esa página de tu vida y mira hacia delante”, dice Charles Swindoll (El poder de la esperanza. Charles R. Swindoll. Betania. USA. 1997)

El amor está tan ocupado develando las promesas y los atractivos del mañana, que tiene poco tiempo y mucho menos deseo de revolver el asfixiante polvo en los desolados y destruidos campos del ayer.” (John H. Jowett)

Y… finalmente:

  • Todas las cosas ayudan a bien a los que conforme a su propósito son llamados

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
(Romanos 8:28 RV60)

Dios no te quita nada, te cambia figuritas.” (Gustavo A. Nieva)

Cuenta una historia que una vez estaba el joven con su padre en el campo.

-¡Papá! ¡Ha ocurrido algo terrible! Se ha ido el caballo.
-¿Por qué será algo terrible? Esperemos a ver qué trae el tiempo, respondió serenamente el padre.
Tiempo después, el caballo regresó acompañado de una yegua.
-¡Qué bueno, volvió el caballo, papá y viene con una yegua! ¡Ahora tendremos caballitos!
El padre una vez más volvió a pensar en lo mismo:
-Esperemos a ver qué trae el tiempo, hijo.
Entonces, el joven quiso montar a la yegua. Esta se sacudió con bravura y lo arrojó al suelo, quebrándole una pierna.
-¡Qué tremenda desgracia, papá! ¡Me he quebrado una pierna!
-Esperemos a ver qué trae el tiempo, hijo. Fue la respuesta de su padre una vez más.
Tiempo después se presentaron unos oficiales del ejército del Emperador. Venían reclutando jóvenes para la guerra. Al ver a este joven con la pierna rota, simplemente lo despreciaron y no tuvo que ir a la guerra. No les servía a sus fines.

Una cosa trae la otra. Dios tiene el control absolutamente de todo. No cae un cabello de nuestras cabezas sin que El lo sepa, aunque a veces parece que ha escondido su rostro de nosotros. Cada situación, cada circunstancia es parte de una cadena de eventos de nuestras vidas, cuidadosamente diseñada por Él, a fin de que a quienes conforme a su propósito son llamados, TODO NOS AYUDE A BIEN.

Dios tenga a bien bendecir tu vida, salud, trabajo, familia y ministerio; HOY y CADA UNO DE LOS DIAS DE TU VIDA.

Lámpara es a mis pies tu palabra,
Y lumbrera a mi camino.

(Salmos 119:105 RV60)

Aviso Legal: La imagen que ilustra el presente artículo es tomada de www.devocionaldiario.com
Todos los derechos reservados.

Comentarios

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

HACIA UNA FAMILIA MEJOR-MJE.3: Cinco pasos que los casados deben dar, conforme al diseño divino de Dios

Por: Diego Brizzio


HACIA UNA FAMILIA MEJOR-MJE.2: PASOS QUE LOS NO CASADOS DEBEN DAR DE ACUERDO AL DISEÑO DE DIOS

Por: Diego Brizzio