Ir al contenido principal

La Diferencia

La diferencia
Por Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

¿Acaso ha estado tanto tiempo en Cristo que se le ha olvidado cómo era estar sin Él?” Se pregunta Charles Swindoll.

No debería ser así, toda vez que la experiencia de vivir con Cristo se renueva cada día. Sin embargo es un síndrome que a muchos cristianos tiende a pasarnos. En términos de tiempo, quien esto escribe ya ha pasado bastante más de la mitad de su vida con la esperanza de Cristo en el corazón.

A veces me pregunto en medio de las dificultades y con angustia: -¿Por qué escondes tu rostro de mí? Pero es bueno que a veces, Jesús simule alguna “ausencia” en nuestras vidas, como para recordarnos cómo era vivir sin Él.

Es lo que hace la diferencia entre AGREGAR a Jesús a tu vida para que algunas cosas cambien convenientemente; e INVITARLE A ENTRAR, A SER PARTE para vivir una experiencia verdaderamente transformadora de toda tu vida. Donde ya no hay UNIFORMIDAD con Él, sino UN TODO EN UNIDAD. Donde ya no hay IGUALDAD con Él, sino SINGULARIDAD, conformando con Él un TODO COHERENTE y SOLIDO.

estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;
(Filipenses 1:6 RV60)

El viejo hombre, el ser humano carnal y de naturaleza corrupta heredada de nuestro padre natural Adán, persiste, continúa viviendo hasta el final de sus días en esta tierra. Es ese hombre interior que con la misma boca que alaba y pronuncia bendiciones de Dios, también es capaz de vociferar y enojado decir cosas de las cuales luego deberá retractarse, arrepentirse y pedir perdón. Y es que la obra no está terminada.

Entonces ¿qué hace la diferencia?

La ESPERANZA. Cuando Cristo es parte de tu vida, cuando uno se encuentra en ese proceso de transformación total, tiene su vida en reconstrucción. Cuando la depresión se hizo sentir por primera vez a mis jóvenes trece años y luego cinco años más tarde, al final de mi adolescencia, no creía en nada y no tenía a dónde ni a quién ir con mi dolor. En medio de aquella oscura noche de tristeza y desesperación es cuando sentí el cálido toque de su mano en mi corazón y pude ver la luz de Cristo alumbrar en una vida que a pesar de ser tan joven, ya no tenía nada que prometer. Es cuando pude apreciar la diferencia entre una vida sin Cristo y una vida con la llama de la esperanza de Cristo viva.

Hoy sigo siendo el mismo, salvo algunos cambios que Él ha tenido a bien realizar. Estrictamente como personas no somos mucho mejores que otras. Tantas, digo, demasiadas veces hacemos y decimos lo que no teníamos que hacer ni decir y no hacemos ni decimos lo que sí era necesario hacer y decir. Es por ello que necesito permanentemente la orientación de Su Palabra, de mis pastores y maestros. Es por ello que la experiencia de concurrir cada domingo al servicio de culto en el templo debe estar muy lejos de una rutina, de ser un mero trámite religioso y dominguero.

En el culto escuché mensajes que no solo han servido de inspiración para unos cuantos escritos que me privilegia compartir por este medio, sino también de notable inspiración para toda mi vida, para comprender cosas que no entendía, para aprender cómo Dios trata conmigo, para tomar decisiones… y para mantener viva la esperanza.

Para aprender a extrañar, añorar, anticipadamente ese abrazo en la Eternidad junto a su presencia que nos espera al final de la existencia en este mundo.

Y mientras tanto, contar con ese hombro donde apoyarse cuando uno cae y con dificultad se vuelve a levantar. Ese paño de lágrimas donde acudo cada vez que las dificultades asoman en la vida. Esa voz que habla a mi corazón y me plantea desafíos, me alienta a ir por más.

Bueno, si alguna diferencia hay entre nosotros como personas y cristianos, es justamente CERTEZA, ESPERANZA y esto no de nosotros, ya que va mucho más allá de lo que nosotros somos.

Amada/o: si no recuerdas haberlo hecho así, o tal vez esta clase de esperanza no ha sido tangible en tu vida en estos términos, o si nunca tomaste una decisión en tu vida de vivir una experiencia personal con Jesús, entonces, es el momento de ir allí donde te encuentras ahora, en oración a Jesús y decirle:

Amado Señor: hoy me rindo ante tu presencia, ruego perdones mis rebeliones y maldades y reconozco tu sacrificio en la cruz por mí. Hoy abro las puertas de mi corazón y te invito a entrar en él, para que tú lo sanes, lo transformes, le des una nueva vida. Para que la esperanza de Cristo en mi vida ya no sea un ritual religioso y vacío, sino una certeza, la llama de una esperanza viva. En Jesús , amén.”

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.
(Apocalipsis 3:20 RV60)

Antes bien, como está escrito:
Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
Ni han subido en corazón de hombre,
Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

(1 Corintios 2:9 RV60)

Aviso Legal: La imagen que ilustra el presente artículo es tomada de www.devocionaldiario.com
Todos los derechos reservados.

Comentarios

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

HACIA UNA FAMILIA MEJOR-MJE.3: Cinco pasos que los casados deben dar, conforme al diseño divino de Dios

Por: Diego Brizzio


HACIA UNA FAMILIA MEJOR-MJE.2: PASOS QUE LOS NO CASADOS DEBEN DAR DE ACUERDO AL DISEÑO DE DIOS

Por: Diego Brizzio