Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2014

No encaja

Por: Luis Caccia Guerra escrito originalmente para www.devocionaldiario.com
Hay sitios y ámbitos en los que no sólo las personas que se hallan o concurren con cierta regularidad o frecuencia a ese lugar, sino que aún una silla perteneciente al mobiliario, uno la encuentra familiar; no tanto como de su propiedad, pero sí existe algún sentido de “pertenencia” o vínculo con cosas, edificios y personas. En cambio hay sitios en los que, sin importar causas, razones o circunstancias, a uno le queda más que en claro desde el principio, que no encaja. La sensación más clara y evidente es “yo no pertenezco aquí”.
A menudo, no pertenecer, es triste, pesa. Si no tenemos bien en claro las verdaderas causas por las cuales no pertenecemos, puede inclusive, lesionar nuestra propia autoestima. Sobre todo si nuestros mejores esfuerzos están empeñados en pertenecer a ese grupo, lugar, institución.
Pero a veces no deja de ser una gran tranquilidad de conciencia, no encajar en determinados ámbitos, cí…

Una vez fui un jardín

Una vez, hace muchos años, fui un jardín florido. De esos llenos de rosas y de agradable fragancia ante el Señor. Es que una vez esa semilla de su Palabra había caído en buena tierra y germinó. Era esa semilla de Su Palabra en mi corazón contrito y humillado delante del Señor. Fui un niño creyente, pero los golpes de la vida, las carencias, las ausencias, los desengaños, las mentiras de quienes me rodearon y en quienes confié endurecieron ese corazoncito y finalmente me convertí en un joven ateo, de esos que no querían saber nada con Dios ni con nada que tuviera que ver con El. Un día me ví a mis jóvenes 18 años, sin proyectos de vida y en medio de una terrible depresión. Ya no había vida más allá para mí y la posibilidad de quitarme la vida ya había comenzado a cobrar fuerza. Fue entonces cuando a mediados de octubre de 1980, la luz de Cristo me alumbró, con lágrimas en los ojos, con un corazón contrito y humillado, y después de una terrible lucha, finalmente entregaba mi alma al S…

En medio de la tormenta

Mi consuelo y fortaleza