Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2011

Si conoces un buen libro...

Si conoces un buen libro… ¡tal vez sea mejor que no conozcas a su autor! Por: Luis Caccia Guerra para http://www.mensajesdeanimo.com/ Autorizado para ser publicado en: www.laroca-ministerios.com.ar www.larocaministerios.blogspot.com

Muchas veces hemos leído un libro que nos ha fascinado, pero ¡Qué desilusión conocer a su autor! A través de sus escritos nos hemos imaginado a una persona y cuando la conocimos personalmente… ¡cómo cambió nuestra perspectiva!
Aclaro que esto no me ha sucedido a mí. Sólo tengo un libro autografiado por su propio autor y tanto su libro, como conocer personalmente a su autor ha sido de mucha bendición para mí.
Concretamente, hablo de mí. A diario recibo comentarios a mis escritos de personas en diversas partes del mundo y en verdad son estimulantes y edificantes. Es bueno saber que a través de este humilde ministerio uno, tomado de la mano de Dios, puede ser de bendición a otras personas.
Pero a diario también me planteo esta situación: Hay personas que me conocen p…

Derribando los altares de Baal

Derribando los altares de Baal Por: Luis Caccia Guerra para http://www.devocionaldiario.com/ Autorizado para ser publicado en: www.laroca-ministerios.com.ar www.larocaministerios.blogspot.com

Unos pocos días hubieran bastado para llegar; sin embargo, cuarenta años le tomó al pueblo de Israel acceder a una de las bendiciones más grandes de todos los tiempos: llegar a la Tierra Prometida.
Por el poder de Dios, habían dejado de ser esclavos de Egipto, pero su mentalidad seguía encadenada a la esclavitud. Cuatro décadas -una generación, prácticamente toda una vida- tuvieron que estar quemándose en las arenas del desierto por causa de su terquedad, idolatría, desobediencia y altivez. Muchos de ellos, inclusive su propio líder Moisés, no lograron entrar en “la tierra donde fluye leche y miel”.
Quien esto escribe también ha estado -y aún lo está- dando tumbos y quemándose en las arenas del desierto. El Señor me sacó de la esclavitud de Egipto, es decir me liberó del poder del pecado, cuando aún era…

Creo, por eso a veces dudo

Creo, por eso a veces dudo Por: Luis Caccia Guerra para http://www.devocionaldiario.com/ Autorizado para publicarse en: www.laroca-ministerios.com.ar http://www.larocaministerios.blogspot.com/
Un amigo pastor tenía una muy particular forma de comunicar las verdades bíblicas. Un día decidió salir con un grupo de evangelistas a llamar casa por casa.
Llamaban a la puerta y cuando eran atendidos tras un breve –muy breve– saludo, encaraban con una preguntita como ésta: ¿Si Ud. muere hoy, a dónde iría su alma?”
¡OOPS!! ¡Menuda pregunta! ¡Imagínense la escena! Una joven madre acaba de llegar a casa, habiendo dejado los niños en el colegio. Alguien llama a la puerta. Atiende y es un joven que tras un breve: -“¡Buenos días!” Le dice algo así como: “Disculpe, ¿Le puedo hacer una pregunta? Si Ud. muere hoy, a dónde cree que iría su ALMA?”.
La joven duda. Es natural que así sea en semejante circunstancia. La realidad es que no lo sabe con certeza. Tras el titubeo, venía la estocada final: “Si Ud. no lo…

Mamá Pato y todos sus patitos en fila

Es curioso ver a mamá pato lanzarse al agua con sus pequeños patitos. Estos forman unafila detrás de ella. Además de la protección que les provee, mamá pato va abriendo camino en el agua facilitándole las cosas al que viene tras ella. Y así sucesivamente. El patito que sigue le aliviana la resistencia del agua al que sigue.
Es interesante ver como en la vida de las personas, las cosas tienden a darse en forma muy similar. Siempre digo: no voy a emprender esto o aquello todavía, hasta que no tenga “todos los patitos en fila”.
¿Qué quiero decir con esto? Cuando Dios nos muestra o allana camino hacia nuestros sueños, hacia un logro importante, lo general es que vamos abriendo puertas de a una. Inclusive, a veces aparecen puertas donde no las había.Pero aunque a veces pasa, es raro que hallemos todas las oportunidades disponibles simultáneamente. Son “puertas” que se tienen que ir abriendo de a una, a medida que vamos transitando nuestro camino.
Y por cierto… a veces hay que pasar por puer…

¡No vas a poder!!!

¡No vas a poder!!! Por: Luis Caccia Guerra Escrito originalmente para www.mensajesdeanimo.com Autorizado para ser publicado en: www.laroca-ministerios.com.ar www.larocaministerios.blogspot.com
Juan (*), hoy adulto mayor; desde que era un niño, “a modo de aliento” su madre continuamente le decía “No vas a poder” cada vez que emprendía algo nuevo.
El lo recuerda y lo tiene mucho más presente, hoy que es padre de familia y que su madre ya no está entre nosotros, habiendo partido a la presencia del Señor hace un tiempo.
Cada vez que las condiciones de vida, trabajo o familia varían y lo obligan a un cambio, a nuevas estrategias, a realizar otro tipo de esfuerzos fuera de lo habitualmente rutinario; las palabras de su madre se hacen presentes.
“No vas a poder” ha sido una declaración constante en su mente y en su vida, aún cuando la autora ya no se encuentra presente. Cada vez que Juan debe iniciar algo nuevo, aún antes de comenzar nada; la sombra de la duda, el fantasma del fracaso, la mancha de …

Plantados a la orilla de un río

Plantados a la orilla de un río Por: Luis Caccia Guerra originalmente escrito para www.devocionaldiario.com Autorizado para ser publicado en www.laroca-ministerios.com.ar www.larocaministerios.blogspot.com



Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella. Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera! (Salmos 1:1-3 NVI1984)
A menudo hay quienes pretenden presentarnos la vida cristiana como el árbol plantado junto a corrientes de aguas en un valle fértil. En contraste diametralmente opuesto, muchas veces la vida cristiana en la realidad se parece más a un árido desierto que al exuberante valle que algunos creen ver en el salmo.
En ciertos ámbitos hay quienes “promocionan” la vida cristiana como una retahíla de éxitos, bendiciones y victorias. …

Palabras ¿Mágicas?

Palabras ¿Mágicas? Por Luis Caccia Guerra Originalmente escrito para: www.mensajesdeanimo.com Autorizado para publicarse en: www.laroca-ministerios.com.ar www.larocaministerios.blogspot.com
Días atrás escribí sobre cómo resulté sorprendido en un mal momento, al ser ministrado a través de un escrito del hno. a cargo de la Dirección de este Ministerio. ¡Pero lo más sorprendente de todo fue verme ministrado ese mismo día por mis propios escritos!!! Lo que este mismo servidor había escrito un día, ahora lo estaba leyendo como si lo hubiera escrito otro.
Por su parte, los comentarios que dejan nuestros amados lectores son muy valiosos. Nos aportan ese “retorno” que necesitamos no sólo como un estímulo personal, sino también para ir evaluando qué tan bien o qué tan mal estamos haciendo nuestro trabajo. Pero un “feed-back” directamente de Dios así como el de ese día…  ¡Señor! ¡Qué grande! ¡Gracias por ese momento de debilidad, de caída! ¡No hubiera podido sentir tu voz tan claramente si las cosas…

Yo te busco

Yo te busco Por: Luis Caccia Guerra Originalmente escrito para: www.devocionaldiario.com Autorizado para publicarse en: www.larocaministerios.blogspot.com www.laroca-ministerios.com.ar
Habitualmente uso el transporte público de pasajeros para trasladarme de un lado a otro. He tenido en varias oportunidades en la vida los medios para adquirir un automóvil, pero nunca quise hacerlo por razones de salud. ¡Sí! ¡Por razones de salud!
Desde hace muchos años sufro de mareos y vértigo cuando viajo... y nada han encontrado los profesionales de la salud que me han atendido. El simple hecho de viajar hacia el lugar de trabajo, cada mañana, ya es para mí, una verdadera tortura. ¡Imagínense a quien esto escribe conduciendo un automóvil en esas condiciones!
Gracias a las oraciones de un amado hermano en el Señor que se acercó y tuvo a bienorar por mí y por ese problema en una oportunidad, estuve mejor un tiempo.Pero inexplicablemente, esa relación se “enfrió” y parece que esas oraciones tenían fecha de “…