Ir al contenido principal

Cuando la vida me pase la factura






Cuando la Vida me pase la factura
Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

E
l lugar donde me ha tocado en gracia vivir es típico de montaña. Arido, seco, días con amplitudes térmicas significativas… como que la montaña está a unos pocos kilómetros de casa. Tan es así que una mirada hacia el oeste desde cualquier punto de la ciudad tiene como fondo la imponente e indescriptible belleza de la cordillera de Los Andes.

Al transitar el camino hacia Chile, cuyo punto más alto se encuentra en el Túnel Internacional “Cristo Redentor” a unos 3.750 metros sobre el nivel del mar, los cerros parecen estar ahí a tan sólo unos pasos delante nuestro. A medida que avanza el auto, parecen ir acompañando el movimiento y corriéndose hacia atrás. Es que son tan grandes, que parecen estar a unos pocos pasos, pero en realidad están a kilómetros de distancia. Pero el hecho más curioso y sorprendente es que al detenerse a un costado del camino y echar una mirada hacia atrás, podemos ver que la ciudad ya se ha perdido entre los cerros, lo alto que nos encontramos y lo mucho que hemos subido y avanzado. El valle ha quedado atrás y muy por debajo.

Eso me recuerda a nuestro tránsito por esta vida. Quienes hemos conocido la inconmesurable Gracia de Dios hemos iniciado un camino de montaña. Debería ser recto y lleno de luz, pero en cambio suele ser sinuoso. Eso sí… siempre ascendente, aunque para seguir ascendiendo a veces haya que bajar unos pocos metros, tal como el camino de montaña.

Y es que así es nuestra vida. Sinuosa, muchas veces. Camino recto en otras oportunidades. Ascendente otras tantas y en franca bajada otras. El imponente Cielo nos aguarda y lo vemos frente nuestro… tan cerca y tan lejos…

Debo reconocer que mi tránsito por esta vida ha sido sinuoso, difícil. Lleno de peligrosos desfiladeros y resbalosos precipicios. Sólo Tu Diestra me ha sostenido [Está mi alma apegada a ti;  Tu diestra me ha sostenido. (Salmos 63:8 RV60)] ¡Gracias mi amado Señor!!!

A veces en íntima y agradable comunión con mi Amado Señor. Otras, una relación tensa, tirante y tortuosa, como la de un padre y un hijo distanciados.

“Pasar la factura” en Argentina significa, “cobrar”. Mi camino hacia la Eternidad ha sido difícil y pesado. Sinuoso, con muchas subidas y bajadas como camino de cordillera. Por supuesto, no faltará quien diga “con Cristo todo lo puedo…”, “Cristo me fortalece…”,  “lumbrera a mi camino”, “en el poder del Espíritu…”, “Cristo pagó el precio” y un larguísimo “etc.” y tendría sobrada razón. Pero el punto que hoy me ocupa es la objetiva vivencia en esta vida. No podemos vivir siempre “mirando hacia arriba”, nos tropezaríamos, nos llevaríamos por delante todo. Como seres espirituales que transitamos un camino de humanidad en este mundo corrupto fuera del Eden, no podemos eludir el camino que nos toca transitar en él. Como seres humanos con pasiones, emociones y sentimientos a veces confusos y encontrados, hoy podemos estar en la más alta e íntima comunión con Dios, y mañana distanciados de El como hijo que no quiere saber más nada con su padre. ¿Quién dijo que los creyentes no somos capaces de enojarnos con Dios?

Es por eso que muchas noches me ha asaltado esta reflexión. Cada uno deberá afrontar tarde o temprano las consecuencias de lo actuado en esta vida. Y quien esto escribe no será la excepción. A los creyentes todo nos ha sido perdonado, mas no todo sanado. Cristo ofrece perdón por el pecado, mas no eludir las consecuencias de lo actuado.  

No os engañéis;  Dios no puede ser burlado:  pues todo lo que el hombre sembrare,  eso también segará.
(Gálatas 6:7 RV60)

Y si sobre este fundamento alguno edificare oro,  plata,  piedras preciosas,  madera,  heno,  hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta;  porque el día la declarará,  pues por el fuego será revelada;  y la obra de cada uno cuál sea,  el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó,  recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare,  él sufrirá pérdida,  si bien él mismo será salvo,  aunque así como por fuego.
(1 Corintios 3:12-15 RV60)


Aviso legal: La imagen que acompaña el presente artículo es propiedad de www.devocionaldiario.com
Todos los derechos reservados.


Comentarios

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

CÓMO SE REVELA CRISTO EN CADA LIBRO DE LA BIBLIA