Ir al contenido principal

SERIE "SÓLO A ÉL SERVIRÁS" - Mensaje 3: YO MISMO

Por: Pastor Diego Brizzio

Para acceder al AUDIO de este artículo click AQUÍ


El rey de Babilonia dijo: “Escalaré hasta los cielos más altos y seré como el Altísimo” (Is 14.14). El Rey de Tiro dijo: “¡Soy un dios! Estoy sentado en un trono divino…” (Ez 28.2). El rey Darío de Persia firmó un decreto para que nadie pudiese orar a ningún Dios, sino únicamente a él (Dn 6.6-9). El domingo pasado reflexionamos sobre el ídolo del dinero y las posesiones, y vimos cuánto ofende a Dios ese ídolo. Hoy nos vamos a referir al ídolo…

Yo mismo
Sólo a él servirás III – Éx 5.1-2; Dn 4.29-31
Cada uno de nosotros puede llegar a hacer de sí mismo un ídolo, un dios falso. Cada vez que nosotros mismos tomamos el lugar de Dios, o competimos con él de alguna manera, nos estamos idolatrando a nosotros mismos. Quiero que veamos al menos dos ejemplos concretos: el del rey de Egipto, y el del rey de Babilonia. Cuando nosotros seguimos estos ejemplos, estamos tomando el lugar de Dios, haciendo ídolos a nosotros mismos.
I.          El rey de Egipto: un caso de autodeterminación
Éxodo 5.1 al 2: “Después Moisés y Aarón entraron a la presencia de Faraón y le dijeron: El Señor Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto. Y Faraón respondió: ¿Quién ese Señor, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a ese Señor, ni tampoco dejaré ir a Israel.” Miren esto: Dios le da al rey un mandamiento: que deje libre a toda su fuerza laboral, libertar a todos los esclavos hebreos. ¿Qué le parece este mandamiento al rey? Le parece que va en contra de sus intereses. Entonces su respuesta fue: “—No pienso obedecer a Dios”.
Cada vez que nosotros escuchamos algún mandamiento de Dios, su voluntad, su imperativo, y pensamos: “—A mí no me parece, a mí no me gusta, está desfasado, fuera de lugar, muy extremo… no pienso obedecerlo”, estamos haciendo de nosotros mismos un ídolo. Nos levantamos por sobre Dios, pensando que somos más sabios que él, y que tenemos más autoridad que él. Queremos autodeterminar nuestra vida. No queremos a nadie por encima de nosotros, a quien rendirle cuentas. Esto es ponernos a nosotros en el rol de Dios, de determinar la vida.
Dios nos dice que hay un solo Dios, y que es hermoso, y que nos hace bien adorarlo; pero nosotros decimos que eso es exclusivismo o fanatismo, y entonces no vamos a obedecer. Dios nos dice que para conocerlo a él debemos ir a la Biblia y aprender cómo es, que no debemos depender de nuestra imaginación para la forma de ser de Dios; pero nosotros decimos que eso es muy aburrido y difícil, y entonces no vamos a obedecer. Dios nos dice que debemos honrar a los padres, pero nosotros decimos que ellos son de otra generación y no nos entienden, entonces no queremos obedecer. Dios nos dice que siempre debemos expresarnos con la verdad, pero nosotros decimos que la verdad no siempre conviene, entonces no vamos a obedecer. Dios nos dice que las relaciones sexuales se disfrutan exclusivamente con el cónyuge; pero nosotros pensamos que eso es arcaico y represivo, y que no vamos a obedecer.
Hermanos y amigos, Dios nos ha dado mandamientos que nos hacen bien, para que nos vaya bien. Obedecerlos siempre es mejor. Nunca pensemos que están equivocados, o que no nos convienen. Tampoco nos rebelemos contra él y lo desobedezcamos. Eso es ponernos encima de la sabiduría de Dios, en el lugar de Dios. Eso es idolatría. No sigamos nunca el ejemplo del rey de Egipto. Sigamos el ejemplo de Cristo, quien le dijo a su Padre: “No se haga mi voluntad, sino la tuya.”
II.         El rey de Babilonia: un caso de autopromoción
Daniel 4.29-31: Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real de Babilonia, habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? Aún estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti. Al leer frases como “mi poder” y “mi majestad”, podemos ver qué pensaba este rey. Pensaba que el poder y la majestad que tenía como emperador los había obtenido él mismo, por sí mismo. Él se los atribuía o adjudicaba solamente a sí mismo, a su propia destreza política, a su genialidad militar, etc. Luego, él también sentía algo. Sentía deseos de que todo el mundo se diera cuenta de ese poder y de esa majestad. Deseaba que todos exclamaran ¡Wowww!, que lo admiraran, que hablaran de él, lo temieran, respetaran. Luego, puesto que pensaba así y deseaba eso, ¿qué hizo? Hizo algo para lograrlo, para que todos lo admiraran más todavía. Se construyó esa gran ciudad capital. Cuando leemos todo el pasaje, está claro que Dios vio en ese pensamiento, sentimiento y comportamiento un claro principio idolátrico. Nabucodonosor se exaltó a sí mismo.
Hermanos y amigos queridos, cuando nosotros seguimos este ejemplo, nos estamos idolatrando. Cuando nosotros notamos alguna cosa buena nuestra, y nos la atribuimos solamente a nosotros, y empezamos a desear que los demás la noten y nos admiren, y empezamos a hacer cosas para lograrlo, entonces estamos haciendo un ídolo de nosotros mismos. Estamos queriendo la admiración que le corresponde a Dios.
La gran mayoría de nosotros hoy en día se la pasa mirándose a sí mismo, buscándose cosas buenas. Y ciertamente alguna encuentra, una o más: una cara o un cuerpo bonito, o inteligencia, o un gran conocimiento, o un título o un buen rendimiento académico, un buen desempeño en el trabajo o en la casa, buenos resultados como madre o padre, una gran habilidad deportiva, un talento artístico, frutos de tu servicio en la iglesia, bienes de calidad… Alguna cosa buena nos encontramos. Y está bien. No se trata de que neguemos que tenemos alguna cosa buena. Pero sucede que al notárnosla, nos la atribuimos solamente a nosotros mismos, como si fuese algo exclusivamente propio, surgido de nosotros mismos. ¿Y luego qué sentimos? Sentimos un fuerte deseo, o necesidad o picazón de que otros, y si es posible muchos otros, también lo noten, nos miren, y nos admiren, y nos aplaudan, y digan Woww, y hablen bien de nosotros. ¿Y entonces qué hacemos? Empezamos a hacer cosas para que se cumpla ese deseo o picazón: si tenemos un cuerpo o una cara bonita, nos sacamos fotos de todos lo perfiles, con todos los gestos, y las publicamos, y cada vez que entramos nos fijamos en cuantos “me gusta” nos han puesto, cuántos comentarios, cuántos seguidores… Lo mismo hacemos si tenemos un talento artístico. Algunos incluso, se anotan en casting, y participan en programas de talentos, para lograr que muchos los admiren, y así hacerse famosos. Si hacemos algo bien, nos gusta hablar de todo lo que hacemos bien, sin que nadie nos lo pregunte. Este es el tiempo en que la mayoría gritamos: “—¡Miren esto mío, es mío, mírenme y admírenme! Queremos ser vistos, conocidos, afamados, populares, ovacionados. ¿Qué nos pasa? Es un impulso idolátrico de nosotros mismos.
¿Cómo es eso de pensar que las cosas buenas que tenemos son nuestras? Dios ha dejado bien claro que las cosas buenas que tenemos nos han sido dadas por Dios. Dice Santiago 1.17: “Todo lo que es bueno y perfecto desciende a nosotros de parte de Dios nuestro Padre”. Y Pablo dice: ¿Qué tienes que Dios no te haya dado? Todo lo que tienes proviene de Dios” (1 Co 4.7). Así que, cuando notamos alguna cosa buena nuestra, no tenemos que atribuírnosla solamente a nosotros; debemos pensar lo que pensaba Pablo: “Lo que ahora soy, todo se debe a que Dios derramó su favor… no fui yo sino Dios quien obraba a través de mí por su gracia” (1 Co 15.10). ¿Cómo es eso de desear ser vistos y admirados por los demás, y si es posible por muchos? Dios también ha dejado claro que no debemos desear eso. Si alguien nos felicita, nos reconoce o aplaude por algo, está bien. Pero nosotros nos debemos desearlo. Nosotros más bien debemos desear lo que deseaba el salmista, quien decía: “No a nosotros, oh Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria” (Sal 115.1). Tributen al Señor la gloria que merece su nombre” (Sal 29.2). El cristiano siempre debe desear que todos noten las maravillas personales de Dios, y que él sea el exaltado. Luego, deseando eso, debemos vivir para lograrlo. Como Cristo, quien algunas horas antes de morir, pudo decirle al Padre: “Yo te he glorificado en la tierra” (Jn 17.4). Él había hecho todo, había vivido cada minuto de su vida, para que la gente de su época y también nosotros viésemos a Dios, conociésemos a Dios, su poder, su amor, su compasión, su justicia…  A propósito, Pablo dio: “Ya sea que coman o beban, hagan todo para la gloria de Dios” (1 Co 10.31). Cada detalle de su vida debe ser elegido y vivido para que se refleje la forma de ser de Dios, para que la gente lo conozca.

Imagen: https://pixabay.com
Audio: Aporte de Sonido Iglesia "Sígueme"

Comentarios

Publicar un comentario

Tu comentario nos interesa

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

HACIA UNA FAMILIA MEJOR-MJE.3: Cinco pasos que los casados deben dar, conforme al diseño divino de Dios

Por: Diego Brizzio


HACIA UNA FAMILIA MEJOR-MJE.2: PASOS QUE LOS NO CASADOS DEBEN DAR DE ACUERDO AL DISEÑO DE DIOS

Por: Diego Brizzio