Ir al contenido principal

Por qué te sirvo...

Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com

la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. (1Corintios 3:13 RV1960)

Hubo épocas de mi vida ministerial en las que me tocó ocupar un lugar prominente en la congregación o en el orden del culto.  Ya sea ministrando la Palabra, ya sea conduciendo la música y las alabanzas, realizando alguna presentación especial, o tal vez operando algún equipo de audio o imagen… Todo lo que tuviera que ver desde sentarme en los primeros bancos del templo hasta pararme tras el púlpito delante de la congregación, era el espacio ideal para mí, me resultaba propicio como ámbito de vida, como que “estaba hecho a mi medida”. En términos de espacio físico, bastante estrecho por cierto, comparado con el resto del salón…

 Era muy joven, tenía pelo en la cabeza y además soltero. Y si había algo que me encantaba y seducía, era “lucirme”, hacerme ver, destacarme. No me daba cuenta –o tal vez, y lo que es aún peor– no quería darme cuenta de ello. Sin embargo, y muy a pesar de todo ello, tenía un sincero interés en servir al Señor… pero como a mí mejor me parecía y me aportaba en mi precario entender, mejor rédito ¡mas no, como Él quería!

No es de extrañarse entonces, que el Señor tuviera suficiente paciencia con su siervo, pero esto fue hasta que comenzaron a llegar los días de “ajustes”; los años de tránsito por el desierto. Fue así como mi relación con el ministro comenzó a deteriorarse rápida y dramáticamente, a transitar un camino ríspido, difícil, sin retorno, con continuos roces, hasta que un buen día llegó el portazo y así sin más ni más, el domingo pasado estuve en su iglesia, el domingo siguiente, ya me encontraba en otra. Chico rebelde…

En Éxodo cap 2 hallamos a Moisés haciendo las cosas también a su manera. Mató a un egipcio en defensa de sus hermanos hebreos y tuvo que huir al desierto para que la mano de Faraón no le alcanzara. Dios fue misericordioso con él y le proveyó todo lo que necesitaba, pero tuvo que transitar las ardientes arenas del desierto antes de poder encontrar la zarza ardiendo en Horeb y escuchar la voz de Dios.

Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. (Éxodo 3:5 RV1960)

Años de mi vida dando tumbos, prolongados períodos sin tener una comunidad donde congregarme y recibir la adecuada contención y ministración; sin visión de mi parte, para ministrar y ofrecer contención. Dios fue misericordioso conmigo. Igual que a Moisés en el desierto, Dios me dio una familia y una amada hija… Pero pasaron muchos años hasta que pude comprender que había encontrado la zarza ardiendo y escuchado la voz de Dios y no me había quitado los zapatos.

Hoy, no puedo menos que prorrumpir en alabanzas desde estas líneas y en palabras de gratitud.  A pesar de todo, mi compañera siempre estuvo a mi lado y nuestra hija tuvo la entereza, la fortaleza, de soportar todo lo que le pasó, incluidos sus dieciocho meses de internación en un hospital pediátrico a causa de las múltiples heridas que recibió y la pusieron al borde de la muerte.

 Hoy no puedo menos que prorrumpir en alabanzas y en palabras de gratitud por la comunidad en la que me encuentro, donde Dios me mostró la zarza ardiendo y pude, finalmente, Su Voz escuchar.

Pero, más allá de estas cosas –que, por cierto, no son un detalle menor– una reflexión me surge de todo esto: ¿Por qué te sirvo, Señor?

·         Nuestras obras de servicio NUNCA deben ser motivadas por el temor (no importa si se trata  del temor reverente, por ninguna clase de temor) ni por el deseo de obtener su aprobación (que no es lo mismo que agradarle), toda vez que nuestras justicias son delante de sus ojos como “trapo de inmundicia” (Isaías 64:6). Nuestras obras deben ser para DARLE algo a Dios no para obtener algo de Él, pero fundamentalmente, MOTIVADAS POR LA FE Y DEPENDIENDO TOTAL Y ABSOLUTAMENTE DE ÉL (Hebreos 11:6).

·         Porque le amamos y porque amamos a nuestros semejantes (I Cor. cap. 13). Días atrás, escuché a un pastor que trabaja en el ministerio de traducción de la Biblia a lenguas nativas y de pueblos originarios. Él decía que muchas traducciones de la Biblia ya están listas, pero que la gente en condiciones de poder leerlas, no las lee. ¿Por qué? Se preguntaba. Es porque los traductores se enfocaron en su labor de traducción, lo cual no está mal, pero se olvidaron de un detalle fundamental:  LLEGAR A LAS PERSONAS A LAS QUE ESTÁN DIRIGIDOS SUS TRABAJOS CON UNA EXPRESION DE AMOR Y GENUINO INTERES POR SUS ALMAS Y BIENESTAR.  ¡Menudo detalle! Es por ello, amado lector, que este escrito hoy llega a tí, cuidando la ortografía y la sintaxis, sí, para que no resulte desagradable o incómoda su lectura; pero fundamentalmente, con un profundo amor hacia tí que lo lees, y con la oración de que Dios obre con poder en tu vida, familia, trabajo, salud y ministerio.

·         En obediencia. Ya no lo que a nosotros nos parece, sino lo que Él quiere y pone en nuestro corazón (II Corintios 9:13; Filipenses 2:13). Moisés hizo lo que bien le pareció a su precario entender… ¡Y así le fue! Buenas intenciones, un cabal sentido de la justicia; pero no es lo que Dios quería.

·         Para dar Gloria a su Nombre. ¿Saben?  Durante mucho tiempo inconscientemente he sido literalmente ¡un ladrón de Gloria!  ¡Ah! ¡Cómo me gustaba “lucirme”, subirme al pedestal, que toda la gente me viera y dijera: ”Qué bien lo hace”! Años me costó aprender a ceder TODO el CRÉDITO al Señor, entender que si hasta aquí llegué, ¡es porque el Señor, y NADIE MÁS QUE ÉL, lo hizo! El único que debe resultar exaltado, debe ser el Señor. (II Cor 12:5-9; Salmos 57:11). JAMÁS EN BUSCA DE ADMIRACION, APLAUSO, RECONOCIMIENTO NI APROBACIÓN POR PARTE DE LOS DEMÁS.


Examíname, oh SEÑOR, y pruébame.
Purifica mi conciencia y mi corazón;
porque tu misericordia está delante de mis ojos,
y camino en tu verdad.
(Salmos 26: 2 y 3 BEMH)

Aviso Legal: La imagen que ilustra el presente artículo procede de www.devocionaldiario.com
Todos los derechos reservados.

Comentarios

  1. A todos nos ha pasado (¿o nos pasa?) inintecionalmente o con intención, pretendíamos robarle a Dios la Gloria que solo a Él le pertenece . Juan el Bautista al referirse a Jesús dijo: "Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe" (Juan 3:30).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu comentario nos interesa

Los más vistos del mes

TRANSITANDO CON LA ANGUSTIA II

"DÍA DE LA MADRE" en Argentina

Hijo mío, escucha las correcciones de tu padre y no abandones las enseñanzas de tu madre. Proverbios 1:8 (NVI)
"Día de la madre"

PEDIR PERDÓN y PERDONAR

¿pasa algo si no obedecemos en esto?

Por: Pastor Diego Brizzio
Iglesia Cristiana Evangélica "Sígueme"
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina