Ir al contenido principal

El milagro de las Bodas de Caná


Síntesis del Mensaje compartido por el Pastor Carlos López el 11/03/2018
Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme”
España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina

Acceda al audio de este mensaje desde aquí. (*)

Al menos ocho veces Jesús aceptó invitaciones a participar en una cena. Tres fueron de gente común. El resto fueron algo extrañas.

Una con Leví, recaudador de impuestos y considerado traidor porque recaudaba impuestos para los romanos. Otra con Nicodemo y otras fueron con fariseos. A Jesús le gustaba compartir tiempos de alegría con las personas. Por causa de esto, los detractores de Jesús lo acusaban de comilón y bebedor y amigo de pecadores y publicanos.

Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea;  y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino,  la madre de Jesús le dijo:  No tienen vino. Jesús le dijo:  ¿Qué tienes conmigo,  mujer?  Aún no ha venido mi hora. Su madre dijo a los que servían:  Haced todo lo que os dijere. Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua,  conforme al rito de la purificación de los judíos,  en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros. Jesús les dijo:  Llenad estas tinajas de agua.  Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dijo:  Sacad ahora,  y llevadlo al maestresala.  Y se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua hecha vino,  sin saber él de dónde era,  aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua,  llamó al esposo, y le dijo:  Todo hombre sirve primero el buen vino,  y cuando ya han bebido mucho,  entonces el inferior;  mas tú has reservado el buen vino hasta ahora. Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea,  y manifestó su gloria;  y sus discípulos creyeron en él. (Juan 2:1-11 RV60)

Este es el primer milagro que Juan relata en detalle. Lo ubica a Jesús en un contexto de fiesta familiar. Una boda, el inicio de una familia. Comienza el Evangelio con una nota de profunda alegría.

Caná de Galilea era una aldea muy pequeña. Es decir que una boda era un acontecimiento muy especial y todos se enteraban. Todo el pueblo estaba invitado. Era gente humilde y de trabajo. Su dieta diaria estaba constituida de legumbres, pan y a veces pescado. La carne se comía sólo en las grandes fiestas, por lo que una boda significaba COMER, beber buen vino y compartir con la familia. La boda se preparaba con mucha anticipación y todos colaboraban con algo. Y en una aldea chica como esa, todo el pueblo estaba convocado.

La boda generalmente se celebraba en la casa del novio o del padre del novio. El novio iba acompañado de su séquito a buscar a la novia por su casa y juntos volvían al lugar donde se celebraba la cena de bodas. Las bodas duraban siete días, concretamente, siete noches. Generalmente eran eventos de mucha alegría, cantos, bendiciones, bailes, algarabía.

La madre de Jesús estaba invitada en este evento. Y parecía que ella era parte de la organización, pues es ella la que se da cuenta y le avisa a Jesús que faltaba vino. Es en el vers. 3 donde sucede algo inesperado. Se había terminado el vino. Esto significaba una descortesía profunda de parte de los dueños de casa hacia sus invitados. Hablaba muy mal de los organizadores del evento y de la propia familia. El vino, bebido con la debida moderación, es considerado en el A.T. “el vino que alegra el corazón del hombre…” (Salmos 104:15). El vino era bebido tanto por ricos como pobres. La ley de Moisés prohibía a los cosechadores de las uvas volverse a cosechar por segunda vez.  Lo que quedaba en la planta era para viudas y pobres, para que ellos también tuvieran oportunidad de hacer su vino y beber de él. Por lo que si faltaba el vino, representaba una vergüenza para la familia anfitriona.

En el vers. 6 encontramos seis tinajas de piedra de esas que se utilizaban en el lavado ritual, religioso. Cada una tenía capacidad de alrededor de  entre 75 y 113 litros de agua. Jesús ordena llenarlas de agua. Hecho esto, que le den de probar al maestro de ceremonia. Cuando el maestro probó, era vino y del bueno. “Dejaste el mejor vino para el último” le dice al novio. Generalmente se servía el mejor vino al principio y el vino de menor calidad se dejaba para el último para que pasara desapercibido.

En el vers. 11 hallamos un significado teológico de este milagro. Marcó la primera vez que Jesús reveló su Gloria y sus discípulos creyeron en Él. Llama la atención este pasaje justamente al inicio del Evangelio de Juan. Y es que Jesús no vino para reformar una religión antigua, muerta, vacía y sin contenido, como las vasijas rituales de piedra y vacías. Jesús vino a traer una transformación y con ello, a traer alegría a aquellos que crean en Él, a traerles vida y en abundancia.

La abundancia simboliza la bendición de Dios. Ha llegado el momento de la bendición de Dios, teniendo en cuenta una boda. Una vida abundante de alegría llega a la familia. Esto comienza con un estallido de alegría, no religioso. Jesús no era un religioso aguafiestas. Le importaba muy poco lo que decían de Él. A Él lo que le importaba era llegar a la gente. Llega a un mundo triste y aburrido y entra por la casi olvidada puerta de la alegría. No vino para reformar una religión, sino para hacer todo nuevo.

Este pasaje, me confronta. ¿Cómo está mi alegría, mi familia, mi matrimonio? Si Jesús vino para dar vida y en abundancia, entonces esa vida en nosotros que hemos creído, debería verse. La vida en abundancia debería ser parte de mi vida. En medio de las dificultades y los problemas,  el pueblo de Dios está feliz porque Jesús es el que los hizo felices.

Hay muchas más, pero encuentro al menos tres cosas, que son ladrones de la alegría de los cristianos:

1.       La religiosidad. Los fariseos eran religiosos expertos en justificarse a sí mismos. Extremistas. Se ocuparon del cascarón y olvidaron el interior. De tanto que conocían la Ley y los Profetas, cuando vino Jesús no le reconocieron. Expertos en justificarse a sí mismos y condenar a los demás falsificaron la Ley y la imagen de Dios. Convirtieron la religión en una herramienta para intimidar y manipular. Convirtieron el sábado, un día de descanso y distensión en una verdadera pesadilla. Hasta el punto en que un hombre podía montar su burro en día sábado, pero pecaba haciendo un trabajo si montaba el burro y utilizaba una vara para hacer que el animal caminara más rápido. Inventaron al menos una veintena de leyes para esto.
Es que no hay sistema religioso suficiente que alcance a contener el inagotable amor de Jesús. El vino nuevo que Él traía, iba a romper los odres viejos (Mateo 9:17; Marcos 2:22; Lucas 5:37). ¿Por qué están tan contentos? Jesús trajo la alegría.

2.       Los rencores y la falta de perdón. Hay faltas grandes que necesitan perdón grande. Pero a veces son las pequeñas peleas, cruces, roces, los que van generando situaciones en las que la falta de perdón se va sumando. Es así como terminamos en una casa llena de problemas, rencor y conflictos, donde la alegría comienza a ser desplazada por situaciones que no han sido arregladas. Una casa habitada por rencores y la falta de perdón.

3.       El veneno de lo común. Max Lucado relata una situación que le tocó vivir y le hizo ver esta clase de veneno. Habían sido invitados a almorzar por una familia amiga después del culto de la mañana. Ya durante la sobremesa, la hija del matrimonio dueño de casa, llegó desesperada y con sus ropas mojadas avisando que la pequeña hija de Max había caído a la piscina. Su amigo rápidamente corrió, se tiró a la pileta y rescató a la pequeña. El incidente no tuvo terribles consecuencias, pero Max no pudo dejar de abrazar a su hijita durante el resto del día. Había comprendido el inmenso valor de su hijita y pudo ver cómo ello, sin embargo, pudo convertirse en algo común.
Esta es una de las artimañas de Satanás. No puede tomar tu vida, no puede tomar la vida de tu cónyuge ni la de tus hijos, pero es capaz de tomar lo más valioso, lo más precioso de tu vida y convertirlo en algo común y corriente.
Tu Salvación, tu matrimonio, tus hijos. Puede hacer que te olvides cómo eras antes de tu Salvación, puede hacer que las fotos de tu casamiento se vean viejas y sin valor, y ya no tienes tiempo de calidad para con tus hijos. El veneno de lo común va destruyendo todo lo más bueno y precioso de tu vida. El costumbrismo, el veneno de lo común no nos permite ver lo valioso que tenemos en casa, tu mujer, tu esposo, tus hijos; que te esperan y anhelan pasar un tiempo de calidad con vos. Es así como el veneno de lo común va destruyendo la alegría.

y sacándolos,  les dijo:  Señores,  ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron:  Cree en el Señor Jesucristo,  y serás salvo,  tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Y él,  tomándolos en aquella misma hora de la noche,  les lavó las heridas;  y en seguida se bautizó él con todos los suyos. Y llevándolos a su casa,  les puso la mesa;  y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios. (Hechos 16:30-34 RV60)

En Hechos 16: 30-34 encontramos una historia donde un guarda-cárcel pregunta a Pablo y Silas cómo ser salvo. Cuando lo sabe, cree, se los lleva a casa, los atiende, les lava las heridas,  y él y toda su familia creen y se regocijan, se alegran en gran manera.

Que el Señor Jesucristo llene nuestra casa de alegría.

·         No dejemos que la religiosidad vacía nos ahogue.  
·         No permitamos que las diferencias y la falta de perdón nos ahoguen.
·         No dejemos que el veneno de lo común y corriente nos haga perder de vista la inmensa Gracia y el perdón de Dios.

Imagen: https://pixabay.com/jar-1320603
Nota sobre el audio: Es sonido ambiental. Por favor tenga a bien disculpar las impertinentes interferencias. Consideramos que el mensaje que compartimos en esta oportunidad era demasiado bueno como para dejar de publicarlo.

Comentarios

Los más vistos del mes

LA RELACIÓN AMOROSA I

Texto del mensaje compartido por el Pastor Diego Brizzio y Ricardo Palacio el 23/09/2018 Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155-Godoy Cruz-Mendoza- Argentina

Acceda al AUDIO de este mensaje haciendo click AQUÍ
La relación amorosa (I) Dios, el gran diseñador ¿De dónde estamos sacando nuestra manera de entender y de vivir la relación amorosa? ¿De la TV, de Internet, de los amigos y la calle, de la relación de nuestros padres y de los familiares? Eso puede ser muy grave. Hoy vamos a ver algo de lo que Dios dice sobre la misma. De allí tenemos que sacarlo. Eso nos hará felices a largo plazo. I.Les cuento un poco de mi relación amorosa: yo me convertí a los 16 años de edad. Obviamente, yo va venía mirando chicas, pero desde ahí empecé a buscar una chica cristiana. Buscaba en la iglesia, buscaba en los encuentros de jóvenes o conferencias, buscaba en los campamentos… buscaba en todos lados; andaba siempre con los radares alertas. A los 18 fui a San Luis, a una conferencia, y mis rad…

LA RELACION AMOROSA II

Texto original del mensaje compartido por Ricardo Palacio el 30/09/2018
Iglesia Cristiana Evangélica "Sígueme"
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina


Acceda al AUDIO del presente mensaje desde AQUÍ

Siguiendo con el tema de la Relación Amorosa, puntualmente hoy veremos el Noviazgo puntualmente. Pero antes, solo para recordar el último punto del mensaje pasado…que hacíamos en el tiempo previo cuando hay un sentimiento que perdura. ·Orar para que el Señor traiga Paz a Mi Corazón para decidir si acercarme · Acercarse a la otra persona y contarle sobre mi sentimiento. ·Contarle a Mis Papás. ·Hablarlo con un Consejero Cristiano. ·No confundir esta etapa con el Noviazgo. No actuar como Novios sino lo somos.
1.¿Cómo iniciar una relación amorosa seria, cuando todo lo anterior ha sido positivo? Se deja claro con la otra persona, con su familia y delante de la iglesia (no se hace nada a escondidas, se oficializa). Esto refuerza la seriedad y el compromiso.
Dice Hageo 1 Dice, meditad bi…

COMPARTIENDO DE JESÚS EN MI ENTORNO

Por: Pastor Carlos Musso
Iglesia Cristiana Evangélica "Sígueme"
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina