Ir al contenido principal

Ciclo "Lo dice en serio"- Asado con corruptos-Una buena manera de sanar

Ciclo “Lo dice en serio”
Asado con corruptos - Una buena manera de sanar
Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Diego Brizzio el 14/01/2018
Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme”
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina


Después de estas cosas salió,  y vio a un publicano llamado Leví,  sentado al banco de los tributos públicos,  y le dijo:  Sígueme. Y dejándolo todo,  se levantó y le siguió. Y Leví le hizo gran banquete en su casa;  y había mucha compañía de publicanos y de otros que estaban a la mesa con ellos. Y los escribas y los fariseos murmuraban contra los discípulos,  diciendo:  ¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores? Respondiendo Jesús,  les dijo:  Los que están sanos no tienen necesidad de médico,  sino los enfermos. No he venido a llamar a justos,  sino a pecadores al arrepentimiento.
(Lucas 5:27-32 RV60)

Hacer discípulos para Cristo es la empresa más maravillosa y desafiante que hay, pero ¿cómo se hace? ¿Cuál es una buena manera de hacerlos?

Cuatro puntos importantes:

I.                    Conocer y compartir amorosamente el mensaje.

Conocer y cumplir fielmente nuestro rol. “Sígueme… los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento” (5:27, 31 y 32). Nuestro rol es similar al del mismo Cristo:

Presentar a Cristo a las personas
Llamarlas al arrepentimiento
Invitarlas a seguir a Cristo

Jesús compartía amorosamente el mensaje. Como Salvador venía a los pecadores y los llamaba al arrepentimiento. Si queremos hacer discípulos de Cristo, tenemos que conocer y compartir amorosamente el Mensaje.

Cuando tenemos un problema de salud y encontramos un buen médico que acierta con el tratamiento adecuado y nos ayuda a recuperarnos, no dudamos en recomendarlo cuando encontramos a alguien que pasa por lo mismo. De la misma manera nosotros debemos recomendar al MÉDICO, a Jesucristo.

Nosotros no somos el médico, pero podemos llamar a las personas al arrepentimiento, hacerle ver que es necesario un cambio radical en su manera de pensar. Que el pecado no es bueno y te arruina. Que Dios te ama y te sana y te salva. Que es necesario confiar en Jesucristo para Salvación, pero también para todos los aspectos de la vida y por toda la vida.

II.                  Mantenernos en contacto con la gente.

“Después de estas cosas [Jesús] salió y vio a un publicano llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos” (5:27). Para cumplir nuestro rol con los pecadores no debemos ser huraños, ni aislados. En lugar de mantenernos lejos de la gente, o huirle al trato ocasional, debemos mantener o procurar a propósito, intencionalmente, contacto con ella; acercarnos, tratarla, relacionarnos.

¿De dónde salió Jesús? De una casa, pero también estaba saliendo de Capernaum. Dice la Escritura que Leví (Mateo) estaba sentado al banco de los tributos públicos, y eso generalmente se hacía en las entradas-salidas de las ciudades. Jesús no se quedaba mucho tiempo encerrado en un lugar. Salvo sus momentos de soledad en oración con el Padre, Él iba a donde había personas, mantenía contacto con la gente.

De la misma manera, nosotros no debemos permanecer encerrados ni aislados. En vez de huir del contacto con la gente, debemos mantener el contacto intencional, permanente.

Supongamos que sos médico y te anotas en las filas de “Médicos sin fronteras”. En el mundo hay guerras, catástrofes naturales, epidemias; hay heridos, hay enfermos. Si lo que querés como médico es ayudar a esas personas, vas a tener que ir hasta donde ellas se encuentran, viajar, instalarte allí. Vas a tener que ir y tener contacto con los enfermos, con las víctimas.

De igual modo, hay que aprender a socializar. Las conversaciones iniciales son las que van a abrir las puertas para conversaciones más profundas.  

III.                 Hacer esto con todo tipo de personas.

“[Jesús] vio un publicano llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme” (5:27). A lo largo de su ministerio, Jesús llamó a todo tipo de personas para que fuesen sus discípulos. Llamó a personas consideradas correctas o normales; y también llamó a las consideradas incorrectas o indeseables… porque todas son pecadoras y necesitan de Él. Por lo regular, los incorrectos o indeseables responderán mejor que los otros.

Jesús a lo largo de su Ministerio, llamó a todo tipo de personas. Algunos lo siguieron, creyeron, se arrepintieron; otros no. Llamó a los “correctos” a los “normales” y también llamó a los “incorrectos” y a los “indeseables”. Llamó a Natanael (Juan 1:47); “he aquí un verdadero israelita,  en quien no hay engaño” dijo Jesús cuando lo vio. Pensemos en alguno de sus discípulos como Juan, Jacobo, Pedro, Andrés, eran buena gente, religiosos. Llamó a uno que se llamaba Simón del partido de los ultra-patriotas, nacionalistas.

Pero Jesús, ¿acaso no llamó también a Judas? Llamó a Zaqueo, y a nada menos que Mateo. También llamó a Pablo. Alguien dirá: “Pablo era un tipo correcto”, pero odiaba, perseguía, asesinaba a los cristianos.

Pero llamó a Mateo (Leví), y esto es algo realmente sorprendente para aquella cultura. Era escandaloso que un Maestro, que un Rabí, llamara a un recaudador de impuestos.  Los recaudadores de impuestos eran considerados traidores, ladrones y apóstatas. Traidores, porque le cobraban tributo a sus propios paisanos para dárselo al imperio opresor. Ladrones porque muchos de ellos cobraban más de lo debido para quedarse con el resto. Apóstatas porque desde el mismo momento en que ellos aceptaban cobrar impuestos para el Imperio Romano, manipular dinero y mercancía que tenía que ver con extranjeros, quedaban impuros para la celebración del culto según la Ley israelita. Los excluían, los echaban de las sinagogas. Pues, bien; Jesús llamó a uno de éstos, y resultó ser el escritor del primer Evangelio.

¿Qué nos enseña esto? Que tenemos que llamar a TODOS. A los que te hacen sentir cómodo y a los que no. A los que te hacen sentir cómodo por semejanza, amistad, afinidad, buena gente. Y también a los que te hacen sentir incómodo; a los que te desagradan, a los que les tenés miedo y a los que te irritan.  Al violento y al que abandonó a sus hijos; al homosexual y al homofóbico; al vago, al sucio y al adicto; al traficante, al pedófilo, al político corrupto, al presidiario y al que te da asco. Al que tiene el cuerpo lleno de piercings y tatuajes, y también al de las rastas. Al cumbiero, al rockero y al que le gusta el heavy-metal. Nos asegura la Biblia que van a responder más positivamente las personas a nuestro parecer incorrectas, desagradables e inadecuadas, que las correctas.

IV.                Compartir momentos significativos con ellos.

Dicen los vv. 28-29: “Y Leví le hizo gran banquete en su casa; y había mucha compañía de publicanos y de otros que estaban a la mesa con ellos” (5:28-29). Jesús consideraba muy importante compartir momentos significativos con la gente. Permiten escucharnos con más atención, entendernos mejor, conocernos más, hablar con más libertad y confianza… Llegar mejor.

Leví [Mateo], le hizo banquete en su casa, a Jesús. Había de toda clase de gente, entre ellos, publicanos, ex colegas de Mateo. Había asado, vino, disfrutando, compartiendo un momento significativo. Jesús podía ocuparse de la sanidad de esa gente. Podía trabajar mejor porque estaba compartiendo un momento significativo, amistoso, distendido.

De igual modo, podemos compartir más con los que van respondiendo más positivamente.  Como por ejemplo:

Conversar un buen rato en la vereda
Tomarse unos mates juntos
Invitar a un café
Invitar o aceptar una invitación a comer
Ir a jugar un partido de fútbol
Ir a una bicicleteada, escalar un cerro, etc. etc.

Adquirir más confianza ayuda a ir más directamente a la necesidad de las personas.

Rosaria Butterfield, nacida en 1962; escritora, conferencista, profesora titular de la cátedra de Literatura Inglesa en la Universidad de Syracuse, Nueva York;  fue crítica dura con Jesús, sus seguidores y contra los cristianos. Encontraba en la actitud de los cristianos rechazo, discriminación y condenación. Feminista, lesbiana, con una pareja estable de su mismo sexo y activista pro orgullo gay. Cuando publicó un artículo contra Jesús y los cristianos, recibió numerosas y duras críticas de parte de los cristianos. Pero hubo un matrimonio cristiano que lejos de atacarla, de herirla, la confrontó con sus propios interrogantes. Trabó amistad con ellos y se mostraron tal cual eran delante de Dios cuando oraban: íntimos, vulnerables y agradecidos delante de Dios. Ese hombre le mostró con su vida y actitud, que Dios era santo, firme, pero amoroso.  Eso la motivó en medio de su escepticismo, a leer la Biblia varias veces y en diferentes versiones, en un año. ¿Acaso Jesús era un Señor que realmente la amaba y ella estaba equivocada?, le llevó a pensar.

El 19 de febrero de 1999, abandonó la cama que compartía con su pareja lesbiana y se sentó en un banco en la Iglesia Reformada de Syracusa, en Nueva York. Pidió a Dios que si esto era de Dios, le diera la fuerza para arrepentirse de un pecado que en ese momento ella no consideraba un pecado, en absoluto. Que si su vida era su vida, la tomase e hiciese como quisiera. Que tomase todo, su sexualidad, su profesión, su comunidad, sus gustos, sus libros y sus mañanas. Cuando escuchó la llamada del Señor en su vida y quiso volverse de nuevo sobre sus pasos a su antigua vida, mantener su novia y sólo sumar un poquito de Dios a su vida; tuvo a ese matrimonio y a otros compañeros en la fe que le pedían nada menos que muriese a su vida.

Aquí hay un proceso en el que se hace un discípulo como Mateo y están estos cuatro pasos.

Compartieron el mensaje del Evangelio sin diluirlo de ninguna forma
Teniendo contacto con las personas
Haciéndolo con todo tipo de personas
Compartiendo tiempos de significación

Rosaria hoy es una fiel cristiana, está casada con un hombre, tiene hijos y hace conferencias cristianas viajando a muchos lugares del mundo.

Vos y yo estamos llamados a hacer discípulos de Cristo. ¿Cómo se hace esto bien? Así como hemos aprendido. 

Foto: https://pixabay.com. Todos los derechos reservados.

Comentarios

Los más vistos del mes

LA RELACIÓN AMOROSA I

Texto del mensaje compartido por el Pastor Diego Brizzio y Ricardo Palacio el 23/09/2018 Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155-Godoy Cruz-Mendoza- Argentina

Acceda al AUDIO de este mensaje haciendo click AQUÍ
La relación amorosa (I) Dios, el gran diseñador ¿De dónde estamos sacando nuestra manera de entender y de vivir la relación amorosa? ¿De la TV, de Internet, de los amigos y la calle, de la relación de nuestros padres y de los familiares? Eso puede ser muy grave. Hoy vamos a ver algo de lo que Dios dice sobre la misma. De allí tenemos que sacarlo. Eso nos hará felices a largo plazo. I.Les cuento un poco de mi relación amorosa: yo me convertí a los 16 años de edad. Obviamente, yo va venía mirando chicas, pero desde ahí empecé a buscar una chica cristiana. Buscaba en la iglesia, buscaba en los encuentros de jóvenes o conferencias, buscaba en los campamentos… buscaba en todos lados; andaba siempre con los radares alertas. A los 18 fui a San Luis, a una conferencia, y mis rad…

LA RELACION AMOROSA II

Texto original del mensaje compartido por Ricardo Palacio el 30/09/2018
Iglesia Cristiana Evangélica "Sígueme"
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina


Acceda al AUDIO del presente mensaje desde AQUÍ

Siguiendo con el tema de la Relación Amorosa, puntualmente hoy veremos el Noviazgo puntualmente. Pero antes, solo para recordar el último punto del mensaje pasado…que hacíamos en el tiempo previo cuando hay un sentimiento que perdura. ·Orar para que el Señor traiga Paz a Mi Corazón para decidir si acercarme · Acercarse a la otra persona y contarle sobre mi sentimiento. ·Contarle a Mis Papás. ·Hablarlo con un Consejero Cristiano. ·No confundir esta etapa con el Noviazgo. No actuar como Novios sino lo somos.
1.¿Cómo iniciar una relación amorosa seria, cuando todo lo anterior ha sido positivo? Se deja claro con la otra persona, con su familia y delante de la iglesia (no se hace nada a escondidas, se oficializa). Esto refuerza la seriedad y el compromiso.
Dice Hageo 1 Dice, meditad bi…

COMPARTIENDO DE JESÚS EN MI ENTORNO

Por: Pastor Carlos Musso
Iglesia Cristiana Evangélica "Sígueme"
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina