Ir al contenido principal

CIEN DIAS

Cien días
Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com



La corte buscaba esposo para la bella y joven princesa. Desde todo el reino llegaban nobles con cuantiosos regalos para competir por ella. Entre ellos, se presentó un joven pobre, sin propiedades, sin títulos nobiliarios, sin más riquezas que un corazón lleno de amor por la princesa.

Cuando llegó el momento de ofrecer lo suyo ante la bella hija del rey, el joven dijo:

 -Hermosa princesa, te he amado desde toda mi vida. Soy pobre y no tengo tesoros, títulos ni riquezas para darte. Sólo vengo a ofrecerte un sacrificio, mi sacrificio, como prueba de amor. Permaneceré cien días sentado bajo tu ventana, a pan y agua por comida, y sin otra vestimenta que la que llevo puesta.

La princesa, conmovida por tan grande gesto de amor, aceptó y decidió darle la oportunidad.

Lluvia, sol, vientos, noches heladas, nieve. El joven permaneció allí estoicamente. Pero el día noventa y nueve, a tan sólo unas horas de cumplirse el plazo, se levantó y se fue.

 ¿Qué había pasado en el corazón de aquél joven? No se podía entender. Tiempo después, alguien lo encontró y le preguntó.

-En esos casi cien días que permanecí bajo el balcón de la princesa –dijo– ella ni siguiera se asomó. No se dignó ahorrarme una sola hora de sufrimiento. Tan sólo podría haberme enviado una manta, o tal vez, ofrecido una comida caliente en una de esas crudas noches de invierno. Podría haber enviado a alguien sólo a preguntar cómo estaba. Podría haberse asomado ella misma a la ventana, con un gesto de aliento… ¡Nada! Ella no se merece mi amor ni mi sacrificio.

Así somos. Muchos hermanos nuestros tienen iniciativas y hacen sacrificios para hacer lo que el Señor les puso en su corazón. Pero no nos bajamos del balcón para ayudarlos, caminar junto con ellos por lo menos en sus primeros pasos, proporcionarles cobertura. El desaliento hace estragos. Sus iniciativas mueren como se apaga una vela en el viento. Entonces, como el joven de esta historia, se ponen de pie, toman sus cosas y se van.

Por lo cual,  animaos unos a otros,  y edificaos unos a otros, ...
(1 Tesalonicenses 5:11 RV60)

Imagen: www.devocionaldiario.com Todos los derechos reservados.

Comentarios

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

CÓMO SE REVELA CRISTO EN CADA LIBRO DE LA BIBLIA