Ir al contenido principal

Cuarentena



Cuarentena
Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com


A mediados de 2009 México emitió con gran eficiencia y celeridad, a través de la Organización Mundial de la Salud, un alerta sobre el brote de una cepa de virus de influenza denominado H1N1. Rápidamente se extendió por todo el mundo afectando la población de numerosos países a lo largo y a lo ancho de todo el planeta y llevándose algunas vidas consigo. Escuelas y universidades, organismos gubernamentales, oficinas y entidades con acceso o gran concentración de público, inclusive algunas iglesias, se vieron tan afectadas que debieron restringir e inclusive suspender actividades.

Esta vez no resulté perjudicado, pero tanto afectados con el virus como quienes no fuimos contagiados, además de extremar las precauciones y cuidados, debimos permanecer en cuarentena un tiempo hasta que el rebrote pasara. Pero unos años antes, hubo una epidemia de parotiditis en la institución cristiana en la que trabajaba y de esta no zafé. Ya siendo un joven adulto resulté contagiado, lo que determinó no sólo un confinamiento en reposo absoluto durante muchos días en medio de intensos dolores y elevada fiebre, sino que también dejó serias consecuencias para la posteridad en mi salud y organismo.

Permanecer aislado y en confinamiento no fue fácil ni agradable, pero si hay un aspecto positivo a rescatar de esa dura y difícil coyuntura, es que hay momentos en la vida de quienes trabajamos y estamos involucrados en los negocios del Señor, en los que experimentamos una especie de obligada “cuarentena espiritual”, durante la cual sin importar las circunstancias que la determinaron –enfermedad, pérdida del empleo, accidente, o lo que sea– apartados o en alguna medida marginados del vértigo cotidiano llega un tiempo de poner las cosas en orden. Como dicen los jugadores de fútbol: “parar la pelota” y mirar alrededor para pensar en una estrategia. Un tiempo durante el cual poder escuchar en quietud la voz de Dios, establecer las pautas de ajuste y tomar las decisiones necesarias.

Podemos asistir a muchos y programados “retiros espirituales”. Sin lugar a dudas cada uno de ellos resultará de gran provecho. Pero en esos retiros nosotros tenemos la facultad de asistir o no, de tomarlos o dejarlos.

Son esos otros “retiros” que Dios a través de las circunstancias de la vida te programa, que no tienes la opción de tomarlos o dejarlos, los que sin dudas resultan ser a la larga, los más provechosos, fructíferos y productivos, toda vez que Nuestro Amado Dios nunca abandona a los suyos, sino que sólo se digna ponerlos aparte un tiempo a fin de que puedan estar a solas con El.

Guarda silencio ante el Señor; espera con paciencia a que Él te ayude.
(Salmos 37:7 DHH)

Aviso Legal: La imagen que ilustra el presente artículo es propiedad de www.devocionaldiario.com
Todos los derechos reservados. 

Comentarios

Los más vistos del mes

CONFERENCIA "UNA FE TAN GRANDE"

Por: Marcelo Centineo


Compartimos textos, imágenes del evento y enlaces de los videos de una BENDECIDA e INSPIRADA CONFERENCIA compartida por Marcelo Centineo el domingo 28/04/2019, en oportunidad de celebrarse el XXX ANIVERSARIO de la IGLESIA CRISTIANA EVANGÉLICA "SÍGUEME".-
El Señor nos bendice!

Mensaje 1/3:  

Texto del Mensaje
Video transmitido en vivo del Mensaje
Video grabado en vivo

Mensaje 2/3: 
Texto del Mensaje
Video transmitido en vivo del Mensaje
Video grabado en vivo

Mensaje 3/3: 
Texto del Mesaje
Video transmitido en vivo del Mensaje
Video grabado en vivo
















La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

HACIA UNA FAMILIA MEJOR-MJE.1: SIGAMOS EL MODELO ORIGINAL A PESAR DE TODO

POR: DIEGO BRIZZIO


Audio de este artículo: click AQUÍ