Ir al contenido principal

La paciencia de Dios



La paciencia de Dios
Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com


Me emociona el carácter de Dios y su paciencia unida a su gran y profundo amor. Lo demostró con el pueblo de Israel, que frecuentemente hacía lo que le venía en gana. Dios había hecho prodigios y milagros para favorecerlos a ellos y sin embargo, una y otra vez ellos se apartaban de El en su rebeldía, desprecio e ingratitud. 

Les diste pan del cielo en su hambre,  y en su sed les sacaste aguas de la peña;  y les dijiste que entrasen a poseer la tierra,  por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías. Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios,  y endurecieron su cerviz,  y no escucharon tus mandamientos. No quisieron oír,  ni se acordaron de tus maravillas que habías hecho con ellos;  antes endurecieron su cerviz,  y en su rebelión pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre.  Pero tú eres Dios que perdonas,  clemente y piadoso,  tardo para la ira,  y grande en misericordia,  porque no los abandonaste. Además,  cuando hicieron para sí becerro de fundición y dijeron:  Este es tu Dios que te hizo subir de Egipto;  y cometieron grandes abominaciones, tú,  con todo,  por tus muchas misericordias no los abandonaste en el desierto.  La columna de nube no se apartó de ellos de día,  para guiarlos por el camino,  ni de noche la columna de fuego,  para alumbrarles el camino por el cual habían de ir. Y enviaste tu buen Espíritu para enseñarles,  y no retiraste tu maná de su boca,  y agua les diste para su sed. Los sustentaste cuarenta años en el desierto;  de ninguna cosa tuvieron necesidad;  sus vestidos no se envejecieron,  ni se hincharon sus pies. (Nehemías 9:15-21 RV60)

Aun con todo eso, Dios nunca los abandonó. Les protegió, disciplinó y perdonó una y otra vez cada vez que se arrepentían de su mal y nunca permitió que nada les faltase, dice Nehemías en este encendido pasaje (Neh. 9:17). 

A veces, cuando resulto ser el blanco de la maldad de otro, el primer sentimiento natural que aflora, es el deseo de que Dios “haga justicia” y le aplique todo el rigor de su poder. Sin embargo, en la quietud de la reflexión, la voz de Dios dice a las claras otras cosas. Una vez escuché a un pastor esta humorada durante su sermón: “¡Quita TODO lo malo que hay en mí!” dijo uno dirigiéndose vehemente a Dios… y Dios cumplió al pie de la letra su clamor. ¡Lo hizo desaparecer de la faz de la tierra! ¡No quisiera estar en sus zapatos!

Tantas veces me he apartado de sus caminos, demostrado abiertamente mi ingratitud y rebeldía, que si esa clase de “justicia” se aplicara a quien esto escribe, ya no estaría en este mundo. ¡Menos mal que Dios piensa las cosas de otro modo!

Esa misma vara de medida de la justicia divina que Dios aplicaba una y otra vez con su rebelde y desagradecido pueblo de Israel, hoy también está puesta en práctica para con este pueblo que resulta ser su Iglesia. Y aún va más allá. Hoy en día nos enfrentamos con un mundo que se retuerce entre dolores de muerte. Que así y todo, se empeña en sostener y alimentar una subvertida y trastocada escala de valores, donde lo que antes estaba a todas luces mal, hoy ya no es tan malo, o inclusive ¡hasta resulta ser lo correcto!. Aún con todo, Dios en su eterno amor se muestra paciente, tardo para la ira y grande en misericordia para con el alma arrepentida.

Nunca lo entenderé completamente hasta que esté ante su presencia, pero entretanto eso ocurra, me alegra y me llena de gozo permanecer bajo la sombra de las alas de misericordia, gracia y perdón de mi amado Dios y Señor Nuestro.

Tú, SEÑOR, no detengas de mí tus misericordias; tu misericordia y tu verdad me guarden siempre.
(Salmos 40:11 RV2000)


Aviso Legal: La imagen que ilustra el presente artículo es propiedad de www.devocionaldiario.com
Todos los derechos reservados.
 

Comentarios

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

CÓMO SE REVELA CRISTO EN CADA LIBRO DE LA BIBLIA