Ir al contenido principal

DIOS TE LLAMA



Dios te llama
Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com


Cuando leo la historia de Jonás, a quien Dios lo llamó a predicar a Nínive y él se tomó el barco para el lado contrario; no puedo menos que sentirme profundamente identificado con él. Debo reconocer que yo intentaría lo mismo. Puedo ser muy desenvuelto a la hora de decir algo por escrito, pero soy extremadamente tímido y me cuesta toda una odisea acercarme personalmente a los demás. Ni hablar de abordar un púlpito y decir algo ante un auditorio lleno de gente. Sufro de crisis de pánico cuando me toca decir algo ante una audiencia. Obviamente lo mío es la palabra escrita. Aunque humildad y nobleza obliga, debo reconocer que así como mis escritos han sido de gran bendición para muchas personas, también he sabido hacer mucho daño a través de la palabra escrita. Desde estas líneas, humildemente pido perdón por ello. Es por esto que me permito una vez más insistir en que si algo bueno has visto en mí, eso se lo debes al Señor y nada más que a El.

En unas cuantas oportunidades he recibido mails de personas de distintas partes del mundo que no me conocen, y me dicen “pastor”. Con mucho tacto, respeto y diplomacia, en cuanto se presentó la oportunidad apropiada aproveché para hacer conocer a mi interlocutor: “gracias, pero no soy pastor”. Unas cuantas personas que me escribían dejaron de hacerlo después de esta declaración. Pero más allá de esto, debo reconocer que tanto el “título equivocado” como la respuesta mía siempre me han dejado una mezcla de vacío y de interrogante dentro mío. “¿Y por qué no? Podría ser pastor” es una pregunta recurrente que siempre quedaba en mi mente cada vez que una situación como esta se presentaba.

La primera vez que tuve esta clase de inquietud, fue a poco de conocer al Señor. Hacía un tiempo que me congregaba en la iglesia -¡qué cosa, la misma a la que hoy asisto después de tanto tiempo!- y el pastor me pidió que pasara al púlpito, ante un templo lleno de gente, a leer una porción de las Escrituras. En ese momento no tuve inconvenientes en hacerlo. Cuando bajé, alguien me dijo: “parecías un pastor”, por lo que poco después, le pedí al pastor una audiencia de consejería en su oficina y le dije que creía que Dios me había llamado al pastorado. La respuesta fue desalentadora, pero hoy agradezco eso a Dios.

Hasta que la oportunidad de mi vida llegó un par de años después. Junto con otro hermano quedé al frente de una pequeña iglesia durante la ausencia de su pastor, por el término previamente acordado de un año. Si bien al regreso de su pastor titular, entregamos una congregación del doble en número de miembros de la que habíamos recibido, debo reconocer que la experiencia en lo personal fue verdaderamente desastrosa y demoledora. Tal vez mi juventud, malas experiencias de vida no resueltas, y la presión de un ministro que quería un pastor en cada joven varón y bien dispuesto al servicio que llegaba a su iglesia, jugaron en contra. Esta última es una actitud de muchos ministros hacia los jóvenes. De lo que no me cabe duda alguna es que  indudablemente ese no era el momento para mí, por lo que hoy recuerdo con gratitud esas terribles experiencias.

Jesús leyó el libro del profeta Isaías en el templo, a sus jóvenes doce años. Aún era un niño cuando lo hizo. Sin embargo, su ministerio comenzó realmente unos veinte años después, luego de la tentación en el desierto (Lucas cap. 4). Hubo, a pesar de ser Dios mismo encarnado en un ser humano, un tiempo de preparación previo al ministerio. Y aquí no hablamos de universidades cristianas ni seminarios. Jesús tuvo que aprender a cruzar el desierto.

Ser PROBADO para resultar APROBADO. Esta es una de las claves, que sirve para definir el llamado a cualquier servicio que Dios haya puesto en tu corazón.

Tiempo atrás, aproveché la oportunidad del reportaje al pastor Diego Brizzio para preguntarle cómo había sido el llamado de Dios en su vida al pastorado. Creo que, si bien la pregunta encajaba perfectamente en el contexto de la entrevista que más tarde sería publicada en nuestra revista, en realidad, la pregunta respondía a una duda y una lucha interna propia de quien esto escribe.

“Dios llama a sus albañiles cuando ya tienen la cuchara y el balde de mezcla en sus manos” fue su respuesta.

Amad@: Dios te llama hoy. Y eso tiene que ver mucho con tu compromiso actual y preparación que has adquirido y deseas adquirir.

Otra de las claves, es que una vez pasado el desierto, Dios pone en tu corazón tanto el querer como el hacer.

Hoy no tengo la menor de las dudas de que el Señor me ha llamado al ministerio… de la Palabra Escrita. Soy un Ministro de la Palabra Escrita. El lo hizo.

Aunque le vine a conocer realmente a los diecinueve años de edad, amé a Dios y le busqué con devoción desde mi más tierna infancia, desde que tuve uso de razón. ¡Por ello no me sorprende que mi primera redacción, hoy me sorprenda más y más cada vez que la leo! ¿Se entiende? La escribí a los seis años, cuando apenas había aprendido a leer y escribir. Hoy, a más de cuarenta años, aún la conservo escrita a lápiz y en un papel ya amarillento por el paso del tiempo. Esa escritura es mi contrato de Dios para conmigo.

Hoy puedes ser uno de esos albañiles de Dios en lo que haces y sabes hacer. En los talentos y dones que Dios te ha proporcionado, en lo que te ha puesto a hacer en su Obra. Aún más podrás hacer, con la preparación adecuada. Pero indudablemente Dios te encaminará en un desierto y pondrá en tu corazón tanto el querer como el hacer. No funciona de otra manera.

Indudablemente Dios necesita en sus iglesias pastores serios, bien entrenados y preparados para los desafíos del mundo de hoy, y tal vez tú puedas ser uno de ellos. Pero en aquella pequeña iglesia en la que un año fui pastor, vi fracasar a unos cuantos en un falso llamado a un pastorado.

No siempre el llamado de Dios es un pastorado, pero siempre es A SU SERVICIO.

Ahora bien,  hay diversidad de dones,  pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios,  pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones,  pero Dios,  que hace todas las cosas en todos,  es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.
(1 Corintios 12:4-7 RV60)

Aviso legal: La imagen que ilustra el presente artículo es propiedad de www.devocionaldiario.com
Todos los derechos reservados. 

Comentarios

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

CÓMO SE REVELA CRISTO EN CADA LIBRO DE LA BIBLIA