Ir al contenido principal

Hora de resistir... LA INCREDULIDAD

HORA DE RESISTIR... LA INCREDULIDAD
Texto del mensaje compartido por el Pastor Diego Brizzio el 19/02/2017
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA “SIGUEME”
España 155 – Godoy Cruz – Mendoza – Argentina



Para la iglesia de Cristo —para vos y para mí— un “día malo” no es un día de frío, de viento y de lluvia… Ni siquiera es un día en que las cosas nos salen mal. Para la iglesia, según Efesios 6.13, un día malo es un tiempo de intensa actividad diabólica y demoníaca, un tiempo en que nuestro enemigo espiritual y sus ejércitos operan poderosamente contra nosotros para llevarnos a deshonrar a Cristo. Para la iglesia, un día malo es un tiempo como el que estamos viviendo. ¿Por qué decimos esto? Por lo que se ve…
Generalizada incredulidad. Brotes de rebeldía. Cierta murmuración. Religiosidad, tradicionalismo o fariseísmo. Indiferencia hacia los encuentros y cultos comunitarios. Desinterés en la formación espiritual de los chicos. Migración fácil e injustificada entre iglesias…
En este día malo, hermanos, somos llamados por Cristo a resistir. Debemos resistir a cada una de estas cosas. Hoy veremos la primera…
Hora de resistir…
la incredulidad
  1. Nuestra incredulidad es un objetivo principal del diablo. “Los de junto al camino son los que oyen la palabra de Dios, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean…” (Lc 8.11–12). “Vosotros no podéis oír mi palabra… A mí, que digo la verdad, no me creéis… Vosotros sois de vuestro padre el diablo” (Jn 8.43-44, 45). “Sergio Paulo… deseaba oír la palabra de Dios. Pero les resistía Elimas, el hechicero… procurando apartar de la fe al procónsul. Entonces Pablo… dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo…!” (Hch 13.7–10). “El dios de este siglo [el diablo] cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio…” (2 Co 4.4). “Por lo cual… envié para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador” (1 Ts 3.4–5). Por estos pasajes, es seguro que nuestra incredulidad es uno de los principales objetivos del diablo y sus agentes malignos. Si hay algo que él quiere y persigue es evitar que creamos, o hacer que dejemos de creer.
Creer no es ser simplemente amontonar frases doctrinales en mi memoria. Creer no es ser optimista, insistir en pensamientos positivos… Creer es experimentar una profunda certeza de que lo revelado por Dios es verdadero o real, y una viva confianza en eso. Es una fresca convicción, y un dulce descanso en cuanto a la verdad bíblica.
¡Creer es esencial en nuestra relación con el Señor! (Por eso Cristo esperaba fe, y Pablo esperaba fe.) En la experiencia de ese resplandor de certeza, y de ese dulce descanso en la verdad bíblica, está el inicio y la continuación de todo, todo, todo en la vida cristiana. Cuando creemos conocemos a Dios, lo disfrutamos, lo amamos, queremos imitarlo y obedecerlo, sufrimos por él, amamos al prójimo… Cuando creemos comienza y continúa todo eso, y todo eso glorifica a Dios, lo hace ver o lo refleja como admirable. Por ejemplo: supongamos que leo Romanos 8: “Nada podrá separarnos del amor de Cristo”. Probablemente, yo ya tenía esa frase doctrinal en mi memoria; pero de repente el Espíritu Santo abre mis ojos espirituales, y me hace experimentar un resplandor de convicción, una profunda certeza, en cuanto a que Dios realmente me ama, y su amor es inalterable; entonces de inmediato confío vivamente en ese Dios amoroso, y descanso dulcemente en él. ¡Creí! Y en ese creer sigo conociendo a Dios, sigo gozándolo, imitándolo… ¡Creer es esencial, todo comienza en el creer!
¡Por eso la incredulidad es uno de los objetivos principales del diablo y sus agentes! Porque él sabe que es esencial y que allí comienza todo y continúa todo.
  1. Estrategias principales del diablo para lograr nuestra incredulidad. Entendamos esto: todas las estrategias diabólicas están relacionadas con la Palabra de Dios, porque la Palabra de Dios es lo que genera y alimenta la fe. Por definición, es su fundamento, su punto de referencia. Lo dice Ro 10.17: “La fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Dios”. Sin palabra, no hay fe, sin fe se deshonra a Dios.
Estorba que nos contactemos con la Palabra (1 Ts 2.18). Pablo había querido ir a edificar la fe de sus hermanos, pero dice: “Satanás nos estorbó”. Cuando alguien quiere predicar o enseñar a otro, cuando alguien quiere sentarse a leer o estudiar la Biblia, o asistir a la iglesia o a un GC, o a algún taller, cuando una familia quiere meditar junta… no es raro que sea estorbado: que se enferme, que se rompa el auto, que pierda la tarjeta del micro, que aparezca alguien distrayendo, que se sienta cansado, que prenda el televisor, que reciba un mensajito… etc. Es Satanás que estorba el contacto con la Palabra de Dios.
Trastorna con enseñanzas o razonamientos torcidos (1 Ti 4.1-2; 6.20-21). “Algunos abandonarán la fe para seguir a inspiraciones engañosas y doctrinas diabólicas… Evita… los argumentos de la falsa ciencia [una mala enseñanza religiosa]. Algunos, por abrazarla, se han desviado de la fe”. Muchos creyentes terminan abandonando la fe, porque Satanás los pone en contacto con enseñanzas o razonamientos engañosos, algunas veces de parte de maestros religiosos, otras veces por parte de amigos, compañeros, académicos, etc. Y así, poco a poco, se desvían de la fe en la sana Palabra de Dios. ¡Cuidado, hermanos, con las enseñanzas que escuchan! Algunas se nos presentan de modo muy simpático, humorístico y carismático… otros se presentan como con súper-poderes… pero no necesariamente son sanas enseñanzas. Es Satanás trastornando la fe.
Ciega el entendimiento ante el evangelio (2 Co 4.4), es decir, evita que se vea la luz o la maravilla del mensaje que se ha escuchado. No sé a ustedes, pero muchas veces a mí, cuando leo el evangelio de Cristo, la carta a los gálatas, la carta a los romanos, incluso Efesios, me siento como con la mente embotada, como torpe… Algunas veces puede ser cansancio simple, otras veces mi propia pecaminosidad interior… pero otras veces es el mismo demonio que me embota el entendimiento.
Quita la palabra del corazón (Lc 8.12). No me pregunten cómo hace eso, pero algunas veces lo hace. Hace que la Palabra deje de tener efecto, se olvide, o algo así.
Produce o aprovecha la tribulación (1 Ts 3.4-5). Se llega en medio del sufrimiento, y empieza a sembrar dudas, sospechas o intrigas en cuanto a la bondad de Dios, a su cuidado, a su favor. ¿Realmente está a mi favor Dios? ¿Realmente me ama? ¿Qué de bueno puede haber en lo que me está pasando? Hermano, si estás en medio de un sufrimiento, y te vienen estas preguntas… es el diablo que te susurra.
En fin, el diablo no quiere que nosotros sintamos profunda certeza en cuanto a la verdad, ni que descansemos en ella; por eso usa estas estrategias relacionadas con la Palabra.
  1. Consecuencias de nuestra incredulidad. ¿Qué sucede cuando no creemos o dejamos de creer? ¿Qué sucede cuando el diablo empieza a lograr su objetivo? Veamos algunas consecuencias, en orden descendente:
Perdemos el gozo en el Señor. Fil 1.25 habla de crecer y experimentar el gozo de la fe, y Ro 15.13 dice que al creer somos llenos de gozo. El producto espontáneo, natural o “automático” de creer es el gozo, el placer espiritual, el disfrute de Dios, de su persona y carácter. Pues bien, cuando no creemos, perdemos el gozo, perdemos esa emoción de luz, de energía y entusiasmo. Andamos sombríos, lúgubres, hoscos, secos…
Dejamos de amar. Gálatas 5.6 dice que la fe obra por el amor, es decir que la fe se expresa por medio del amor. Cuando experimentamos convicción y descanso en la verdad de Dios, somos espontáneamente movidos a buscar tiernamente el bien de los demás, para que ellos lo vean a él y lo conozcan a él. Pero si no hay fe, el amor se acaba. No nos interesará demasiado el bien de los demás. Al menos, no será algo tierno ni espontáneo.
Somos inconstantes. Stg 1.6-8 dice: “Quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento… Es indeciso e inconstante en todo lo que hace”. Nos sentimos inseguros, dubitativos. Empezamos y no continuamos. No perseveramos en nada.
Desobedecemos. Dice Hebreos 11.8 dice que Abraham, por la fe, obedeció a Dios, y salió sin saber adónde iba. Cuando hay fe, hay poder interior para obedecer, incluso cuando eso implica distancia, pérdida, dolor, marginación… Cuando hay fe, tengo poder para esperar en el Señor un compañero cristiano, y mantenerme puro. Cuando hay fe tengo poder para ofrenda el diezmo o más del diezmo. Cuando hay fe, una familia cristiana tiene poder para dejar su propia casa, sus profesiones, el resto de sus familiares y salir a la misión. Pero… cuando no hay fe, no hay poder para obedecer al Señor.
Abandonamos completamente. 1 Ti 1.19-20 dice: Algunos naufragaron en cuanto a la fe, “entre los cuales están Himeneo y Alejandro, a quienes he entregado a Satanás para que aprendan a no blasfemar”. Y He 3.12 dice que la incredulidad conduce a apartarnos del Dios vivo. Es decir que cuando dejamos de creer podemos llegar incluso a blasfemar, a decir sumamente ofensivas contra Dios, su iglesia y sus caminos.
En fin, la incredulidad nos conduce a un camino en picada, un camino que no glorifica a Dios. No hacemos que Dios se vea admirable, confiable, precioso… sino totalmente deslucido
  1. Cómo resistir firmes en la fe. Está claro que debemos resistir en la fe, empezar a creer, o seguir creyendo. Dice: “No seas incrédulo, sino hombre de fe” (Jn 20.27). “Con tal de que se mantengan firmes en la fe, bien cimentados y estables” (Col 1.23). “Que ninguno de ustedes tenga un corazón pecaminoso e incrédulo… Retengamos firme hasta el fin la confianza… No pierdan la confianza” (He 3.12, 14; 10.35). Está claro que debemos resistir al diablo firmes en la fe. Pero, ¿cómo hacerlo? Parte de la respuesta está en 2 Ti 4.7: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe”.
Consideremos la fe como un tesoro. Pablo dice: “He guardado la fe”. No significa: “La puse en un cajón para que nadie la viera”. Significa: “La he considerado tan valiosa, esencial e importante, que la he custodiado, protegido, y atendido con sumo cuidado, para no perderla. Hermanos, sólo si estamos conscientes de su importancia y pendiente de su condición, tendremos chance de mantenerla y cultivarla. Nuestra fe es más importante que nuestra vida.
Alimentémonos con la Palabra. Ya lo hemos dicho: la fe viene (se activa, vive, se enciende) como resultado de tener contacto con la Palabra de Dios. Debe ser un contacto humilde, manso y atento. No hay otra manera. Una persona que no tiene este contacto con la Palabra, esta reflexión abierta, sincera, mansa, se muere interiormente. Posiblemente puede, con fuerza de voluntad o simple costumbre familiar, cumplir con los hábitos religiosos, pero interiormente se irá apagando… De allí al naufragio, es sólo cuestión de segundos.
Mantengamos agonía, intención, disciplina y perseverancia. Pablo asemeja guardar la fe con pelear una batalla y acabar una carrera. Eso implica: Pasar agonía, llegar a pasar momentos en que sentimos que ya no tenemos fuerzas. Poner toda la intención, porque no es “natural” mantener la fe, no te “nace del corazón”. Exige propósito. Poner disciplina, ejercitación, método: me levanto todos los días a tal hora, le dedico tanto tiempo… Poner perseverancia: no darse por vencido jamás. Tirar la toalla no es una opción.
Dependamos del Espíritu de Dios. No estamos solos en esto. El Espíritu está con nosotros para ayudarnos. En realidad, sólo gracias a él podremos recibir o captar la luz de la Palabra, gracias a él podremos poner agonía, intención, disciplina y perseverancia. Todos los días debemos ir humildemente al Padre y pedirle la asistencia del Espíritu Santo. Él nos la dará milagrosamente.
Sepamos que no estamos solos. Dice Pedro: Al diablo resistidlo firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.” (1 Pedro 5.9)…
Oremos que el Señor que nos libre de las estrategias del diablo, y que nos ayude a resistir firmes… 
Imagen: https://stocksnap.io/ Todos los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Conferencia "Muéstrame tu Gloria"

Conferencia: "Muéstrame tu Gloria" Audios de los mensajes compartidos por el Pastor Juan Carlos Gervilla Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” Sábado 23; Domingo 24 de junio de 2018 España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Para acceder a los audios y videos de los mensajes:
Mensaje 1

Audio https://drive.google.com/open?id=1MVSINDgblR1IEZUs3EPrrcFLVaVTPVZG

Video
https://youtu.be/n3FM5-aQyYI

Mensaje 2

Audio
https://drive.google.com/open?id=18I2EwuH8Aw_KwzSUm61GbrEVl6AdBmY9

Video
https://youtu.be/I5ju-n6mZps

Mensaje 3

Audio
https://drive.google.com/open?id=1bfm6_MVf9y_0IP_NyYiqk-iyfoxQrpWq
Video
https://youtu.be/BZSoFmgiIjU

El Señor nos bendice!! Saludos cordiales en Cristo Jesús Señor Nuestro!

ABORTO: Lo que debemos tener en cuenta para opinar, decidir y actuar respecto del aborto

Texto del mensaje compartido por el Pastor Diego Brizzio el 04/03/2018.-
Iglesia Cristiana Evangélica "Sígueme"
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina
-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Que nazca Lo que debemos tener en cuenta para opinar, decidir y actuar respecto del aborto. Todos sabemos que desde hace varios años algunos sectores están luchando por un aborto legal, seguro y gratuito; es decir, quieren que el aborto voluntario deje de penalizarse, que pueda ser realizado en forma médicamente segura en instituciones del Estado, y que no cueste nada. Por eso, durante algunos meses nuestra sociedad y nuestros legisladores estarán debatiendo si despenalizan o no el aborto voluntario. Más allá de lo que ellos decidan, nosotros, como personas, ciudadanos y cristianos, debemos saber opinar, decidir y actuar con respecto a este asunto. En nuestra vida personal, familia y relaciones diarias lo necesitaremos.…

La importancia de conectarnos con Israel

La importancia de conectarnos con Israel Síntesis del mensaje compartido por el hno. Moisés Caleb el 08/04/2018 Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina

Entonces los que se habían reunido le preguntaron,diciendo:Señor,¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo:No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,que el Padre puso en su sola potestad;pero recibiréis poder,cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,y me seréis testigos en Jerusalén,en toda Judea,en Samaria,y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas,viéndolo ellos,fue alzado,y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo,entre tanto que él se iba,he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron:Varones galileos,¿por qué estáis mirando al cielo?Este mismo Jesús,que ha sido tomado de vosotros al cielo,así vendrá como le habéis visto ir a…