Ir al contenido principal

SANTIDAD: QUÉ, POR QUÉ, CÓMO

SANTIDAD: ¿Qué? ¿Por qué? ¿Cómo?
Síntesis del mensaje compartido por Ricardo Palacio el 15/01/2017
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA “SIGUEME”
España 155 – Godoy Cruz – Mendoza – Argentina




Video de introducción: Un niño realiza un sencillo experimento en casa. Vierte en un vaso tres líquidos de distinta densidad, razón por la cual quedan contenidos en el mismo vaso pero no se mezclan entre sí.


Podemos ver en este video que les mostré que había tres líquidos. Todos eran líquidos, estaban en un mismo vaso, pero eran diferentes, no se mezclaban entre sí.


Acompáñenme en I Pedro cap. 1:

Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan dominio propio; pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Jesucristo. Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó; pues está escrito: "Sean santos, porque yo soy santo." Ya que invocan como Padre al que juzga con imparcialidad las obras de cada uno, vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en este mundo. Como bien saben, ustedes fueron rescatados de la vida absurda que heredaron de sus antepasados. El precio de su rescate no se pagó con cosas perecederas, como el oro o la plata, sino con la preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin defecto.
(1 Pedro 1:13-19 NVI)

Hoy vamos a hablar sobre la Santidad. Qué es la Santidad. Por qué hemos de buscar la Santidad. Y cómo buscar esa Santidad.

I. ¿QUÉ ES LA SANTIDAD?

Pedro citaba las escrituras. “Sed Santos porque yo soy santo”(Lev. 20:7). Aquí la palabra empleada para “santo” es “jágios” ( ̓͂̔γιὀ͂) y el sentido de esa palabra es “diferentes porque pertenecemos a Dios”. Sean diferentes, sean apartados, sean distintos, porque pertenecemos a Dios. Recuerden que Pedro toma esta escritura del Antiguo Testamento y ¿a quién se lo dijo esto Dios? Al pueblo de Israel. Él quería que su pueblo fuera apartado. Que marcara la diferencia ante las naciones. Por eso el ejemplo de los líquidos que no se mezclaban. Contenidos en un mismo vaso, pero mantenían su separación del resto de los otros.

1. Somos Santos. No sé si sabías, que vos sos “SANTO”. ¿Desde qué momento sos “santo”? Desde el momento en que recibiste a Cristo como tu Salvador. ¿Por tus propios méritos? Por supuesto que no. Por la sangre de Cristo.

2. Hay un PROCESO DE SANTIFICACION. A partir de que creo en Cristo, y hasta que me vaya con Cristo cuando me muera, dura el proceso de santificación. Cuando Pedro habla de santidad, habla de “busquen el proceso de santificación” todo el tiempo. Soy santo a partir de que Cristo me salvó y comienzo ese proceso a partir de ese momento. La santidad es un proceso que comienza el cristiano desde el día en el que obtuvo la Salvación. Invita a ser diferentes para bien y para edificar, para marcar la diferencia, para impactar positivamente a todo el que te rodea. No es “marcar la diferencia” para decir: “yo tengo esta aureolita y vos, no”. Es marcar la diferencia para que las personas lleguen a Cristo. Ese es el objetivo que Dios tenía para Israel y ya sabemos que no lo pudo lograr. Ese es nuestro mismo objetivo de hoy: santidad, marcar la diferencia para traer a otros a Cristo.

La Santidad sugiere “pureza”. La Santidad sugiere “apartado del mal”. La Santidad sugiere “apartado para Cristo”. La Santidad comienza en el interior. No se trata de actos meramente externos. Los actos o la santidad meramente externa, puramente externa, tiene otro nombre y ya lo vamos a ver más adelante. El orden: primero por dentro y después se empieza a ver afuera.

Muchas veces vemos la Santidad, como los “No” de Dios. “No puedo”, “No” debo… Y la verdad es que la santidad se trata mucho más de los “Sí” puedo, que de los “No” puedo. Tratamos de hacer lo que hacía Jesús, ponernos a ver todo lo que no puedo hacer, cuál es la lista de lo que no debo hacer. Pero si nosotros nos podemos a hacer todo lo que sí debemos hacer, o lo que hacía Cristo, VAMOS A TENER MENOS TIEMPO PARA HACER LO QUE NO DEBEMOS HACER.

Cuanto más tiempo paso haciendo lo que Cristo hacía, menos tiempo tengo para hacer lo que no debo”. (Lucas Leys)

Esa es la santidad: ocuparme más de los “sí” de Dios que de los “no” de Dios.

II. ¿POR QUÉ DEBEMOS SER SANTOS?

¿Por qué buscar la santidad?
Por dos motivos: Por Necesidad y por Beneficios.

1. Necesidad. Porque es un mandato de Dios. “Sean santos porque yo soy santo”(I Pedro 1:16). ¿Se trata de una sugerencia? ES UNA ORDEN. No es una sugerencia, no es una recomendación, no es “si te parece”… Es imperativo. Es ORDEN.

Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad;
(1 Tesalonicenses 4:7 NVI)

El único atributo de Dios que se repite tres veces, es justamente “SANTO, SANTO, SANTO”. A Dios no se le dice: “amor, amor, amor”; “justicia, justicia, justicia”. Pero sí “SANTO, SANTO, SANTO”. Es como si fuera “santisisísimo”. Agregarle énfasis a la palabra “santo”. Por eso Dios le da tanta importancia a esto. Para Él es muy, muy, muy importante la santidad.
Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. (Hebreos 12:14 NVI)

Son tan puros tus ojos que no puedes ver el mal; …
(Habacuc 1:13 NVI)

Es tan puro el Señor, que no puede ver el mal. Lo importante que es para Dios la santidad. El Santo busca que sus hijos sean Santos.

2. Beneficios. El segundo motivo por el cual debemos buscar la santidad, es porque NOS ACERCA A DIOS. Como vimos recién en Hebreos 12:14 “Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. Un proceso de santificación que nos acerca al Señor. Crea un vínculo más fuerte. Crea un vínculo más cercano.

Hay momentos de baches espirituales, en los que no tenemos ganas de orar, no tenemos ganas de leer la Biblia, no queremos hacer nada que tenga que ver con Dios. Por eso el proceso de santidad nos acerca a Dios. No es que Dios se aleje de nosotros, el problema es que somos nosotros los que nos alejamos de Él. Cuando estamos bajos de espíritu, ¿cuánto me va a guiar el Espíritu Santo? ¿Cuánto me va a hablar el Espíritu Santo? Leo la Biblia si es que la leo y no entiendo nada y si no la leo no crezco. Si no estamos activos en el proceso de santidad estamos lejos de Dios y de lo que Dios quiere para nosotros. Ocuparnos de la santidad, nos permite ver a Dios más claramente.

a. Sequimos el Plan de Dios. La voluntad de Dios es que seamos santificados cada día. Y te pregunto: ¿Qué mayor beneficio que estar haciendo la voluntad de Dios?

La voluntad de Dios es que sean santificados;…
(1 Tesalonicenses 4:3 NVI)

Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad.
(Efesios 4:22-24 NVI)

b. Se opone a la hipocresía. Otro de los beneficios es que la santidad nos aleja de la hipocresía. Es lo que mencionamos al principio, que la santidad puramente exterior se llama HIPOCRESÍA. La santidad que Dios quiere para nuestra vida, es una santidad de corazón. A veces nos pasa que sin importar cuánto tiempo llevamos como cristianos, queremos mostrar cosas que buscamos que pasen, pero en realidad no están pasando en nuestro interior. La santidad se opone a la hipocresía.

Jesús hacía la diferencia con los fariseos. Seguramente los amaba como pecadores, pero reprobaba enérgicamente su hipocresía. En cambio tenía otra actitud muy diferente con los pecadores arrepentidos que se acercaban a Él.

En Apocalipsis 3:16 Dios habla de creyentes fríos y calientes, pero a los tibios los vomitará de su boca. Puede ser que a Dios lo que más le duele es un cristiano hipócrita, mucho más que un cristiano frío. La santidad produce cambios internos y duraderos que se verán en lo externo.
Y por último…

III. CÓMO BUSCAR LA SANTIDAD.

Al menos tres puntos desde lo espiritual y otros cuatro más desde el punto de vista de lo práctico:

1. Espiritual.

a. Arrepentimiento. No hay santidad si no hay arrepentimiento.

Rásguense el corazón y no las vestiduras. Vuélvanse al Señor su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga. (Joel 2:13 NVI)

Otra vez hablando de santidad interior.

Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.
(1 Juan 1:9 NVI)

Suelo decirles a los chicos que no permanezcan ni cinco minutos con un pecado en el corazón. No importa las veces y más veces que lo hagas. Volvé a Dios con arrepentimiento verdadero, sincero de corazón, todas las veces que sean necesarias. Más allá de que Dios es justo, no soporta el pecado, siempre está disponible, al alcance, el perdón de Dios. Jesús murió por todos tus pecados… todos, todos, TODOS, TODOS, TODOS…

Dios no podría pedirnos que seamos santos si no nos pone el perdón al alcance de la mano, pues sabe que vamos a caer muchas veces.

b. Obediencia y Reverencia. Dice II Corintios 7:1

Como tenemos estas promesas, queridos hermanos, purifiquémonos de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu, para completar en el temor de Dios la obra de nuestra santificación.
(2 Corintios 7:1 NVI)

Se trata de buscar la santidad de Dios mediante la obediencia y un temor, respeto reverente. Si yo no tengo un temor de Dios, no un temor de miedo, sino de supremo respeto, respecto de la obediencia me va a dar exactamente lo mismo romper sus mandamientos que no romper sus mandamientos. Por eso es tan importante el temor de Dios reverente y la obediencia a la hora de buscar la santidad. ¿Dios tiene todo tu respeto que se merece? Sos consciente de que Dios te mira todo el tiempo y de que si estás pecando, lo estás haciendo en la misma cara de Dios. Ese es el temor reverente hacia Dios. Estar conscientes de que estamos fallando a ese Dios que nos ha dado la vida.

c. Por la Obra del Espíritu Santo. Dice Romanos 15:16

Yo tengo el deber sacerdotal de proclamar el evangelio de Dios, a fin de que los gentiles lleguen a ser una ofrenda aceptable a Dios, santificada por el Espíritu Santo. (Romanos 15:16 NVI)

Sin el Espíritu Santo es imposible crecer en la santificación. El Espíritu Santo es el que te guía. El Espíritu Santo es por decirlo así: “el Dios que te dejó Dios” para que te guíe, para que te acompañe, para que te hable, para que te recuerde cosas, para que te de fuerzas en las pruebas, en las tentaciones. Sin el Espíritu de Dios podés saber muchos versículos de memoria pero es imposible que tu vida esté activa en el proceso de santidad. El Espíritu de Dios es el que puede hacer que esa SANTIDAD INTERIOR sea verdadera.
Cuando lo Eterno toca lo interno produce cambios externos. Dios no está tan interesado en cambiar tu fachada exterior. A Él le interesa cambiar tu fachada interior.

2. Cuatro Pasos prácticos.

a. Tomar la decisión de buscar la santidad. Es una decisión radical, decidir no seguir siendo más del montón. Estar donde estás, pero no mezclarse con lo que hay. Es una decisión personal. La santidad no se produce espontáneamente o que cada tantos años de cristiano vas a adquirir una cuotita de santidad. Si no tomás esa decisión no pasa nada. Vas a ir al cielo, sí, pero te mantuviste estancado durante muchos años.

b. Buscar la aprobación de Dios y no de los hombres. La santidad es marcar la diferencia. ¿En tu trabajo querés ser popular? ¿No querés que se burlen de vos? Una de las cosas prácticas que podemos hacer es buscar siempre la aprobación de Dios. Buscar el aplauso de Dios, antes que el aplauso de los hombres.

c. Con mis hermanos. No existe el cristiano aislado, el que dice que no necesita de sus hermanos.

d. Abandonando malos hábitos. Hábitos que interrumpen la santidad. El hábito de la crítica, el que critica al ministerio, al líder, al participante y critica a todos. Ser negativo, ser desagradecido. No escuchar y sermonear al otro. Yo soy así, si te gusta, bien; si no, también. No reconocer errores. Son todos hábitos que interrumpen la santidad, son todos hábitos que no hacen bien. No te hacen bien a vos, no me hacen bien a mí.

Y por último, para cerrar, para lograr cambios importantes, a largo plazo; debemos imponernos compromisos prácticos. ¿Qué voy a hacer de diferente hoy? ¿Qué voy a hacer de diferente hoy –no mañana– para ponerme activo en mi proceso de santidad.

Los santos no son perfectos. Son santos porque son amigos del Santo, y porque han creído en Él (Juan 15:14 y 15). Además, éstos buscan la santidad que el Santo tiene planeada para ellos.

¿DESEO QUE MI VIDA SEA SANTIFICADA?


Comentarios

  1. Como siempre Luis... te felicito por tu trabajo. Es una bendición poder repasar los mensajes. Dios te siga bendiciendo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Conferencia "Muéstrame tu Gloria"

Conferencia: "Muéstrame tu Gloria" Audios de los mensajes compartidos por el Pastor Juan Carlos Gervilla Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” Sábado 23; Domingo 24 de junio de 2018 España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Para acceder a los audios y videos de los mensajes:
Mensaje 1

Audio https://drive.google.com/open?id=1MVSINDgblR1IEZUs3EPrrcFLVaVTPVZG

Video
https://youtu.be/n3FM5-aQyYI

Mensaje 2

Audio
https://drive.google.com/open?id=18I2EwuH8Aw_KwzSUm61GbrEVl6AdBmY9

Video
https://youtu.be/I5ju-n6mZps

Mensaje 3

Audio
https://drive.google.com/open?id=1bfm6_MVf9y_0IP_NyYiqk-iyfoxQrpWq
Video
https://youtu.be/BZSoFmgiIjU

El Señor nos bendice!! Saludos cordiales en Cristo Jesús Señor Nuestro!

ABORTO: Lo que debemos tener en cuenta para opinar, decidir y actuar respecto del aborto

Texto del mensaje compartido por el Pastor Diego Brizzio el 04/03/2018.-
Iglesia Cristiana Evangélica "Sígueme"
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina
-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Que nazca Lo que debemos tener en cuenta para opinar, decidir y actuar respecto del aborto. Todos sabemos que desde hace varios años algunos sectores están luchando por un aborto legal, seguro y gratuito; es decir, quieren que el aborto voluntario deje de penalizarse, que pueda ser realizado en forma médicamente segura en instituciones del Estado, y que no cueste nada. Por eso, durante algunos meses nuestra sociedad y nuestros legisladores estarán debatiendo si despenalizan o no el aborto voluntario. Más allá de lo que ellos decidan, nosotros, como personas, ciudadanos y cristianos, debemos saber opinar, decidir y actuar con respecto a este asunto. En nuestra vida personal, familia y relaciones diarias lo necesitaremos.…

La importancia de conectarnos con Israel

La importancia de conectarnos con Israel Síntesis del mensaje compartido por el hno. Moisés Caleb el 08/04/2018 Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina

Entonces los que se habían reunido le preguntaron,diciendo:Señor,¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo:No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,que el Padre puso en su sola potestad;pero recibiréis poder,cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,y me seréis testigos en Jerusalén,en toda Judea,en Samaria,y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas,viéndolo ellos,fue alzado,y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo,entre tanto que él se iba,he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron:Varones galileos,¿por qué estáis mirando al cielo?Este mismo Jesús,que ha sido tomado de vosotros al cielo,así vendrá como le habéis visto ir a…