Ir al contenido principal

Las puertas de la muerte no prevalecerán contra ella

CONDICION Y PROMESA PARA LA NACIENTE IGLESIA
Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Diego Brizzio el 30/12/2016
IGLESIAS CRISTIANAS EVANGELICAS “SIGUEME” & "JESUS EL VENCEDOR"
España 155 – Godoy Cruz – Mendoza – Argentina


Puedes acceder al video de este mensaje desde aquí.
Puede acceder al video de la solemne Ceremonia de Encomendación desde aquí.

La Iglesia de La Isla se va a llamar “Jesús el Vencedor”.

¿Ustedes qué piensan? La iglesia “Jesús el Vencedor”… ¿Va a funcionar? ¿Va a permanecer? ¿Va a crecer? Indudablemente que sí. Pero… ¿Por qué lo dicen? ¿Es simplemente optimismo o hay alguna palabra bíblica que así lo diga?

Acompáñenme por favor Mateo cap. 16. Hay alguna palabra que diga que una iglesia naciente puede funcionar, puede permanecer, puede crecer.

El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.
(Mateo 16:15-20 RV60)

CONDICION Y PROMESA PARA LA NACIENTE IGLESIA

Hay una PROMESA de que Cristo puede hacerle muy bien a la Iglesia. Pero hay en este pasaje una CONDICION previa para que Cristo haga eso.

Vers. 16 y 17: “Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. Cuando Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente”, estaba haciendo una confesión. Es decir, que él había llegado a tener una convicción, una certeza interna; y ahora la estaba pronunciando, la estaba declarando, la estaba expresando.

La misma confesión que hizo Pedro, es la que TODA IGLESIA; las iglesias, nacientes, las iglesias nuevas, y las iglesias viejas, tienen que seguir haciendo. TENEMOS que seguir haciendo. Todas las iglesias tenemos que tener y seguir aumentando la certeza interna, espiritual que tenía Pedro, y tenemos que seguir ANUNCIÁNDOLO, DICIÉNDOLO, PROCLAMÁNDOLO, EXPRESÁNDOLO. Debemos seguir haciendo esta CONFESION FUNDAMENTAL.

¿Qué es específicamente lo que tenemos que seguir confesando?

En primer lugar es: QUE JESUS ES EL CRISTO, el HIJO DE DIOS. ¿Qué quería decir Pedro cuando dijo: “Tu eres el Hijo de Dios”? Pedro había llegado a la convicción de que Jesús era el Hijo de Dios. Es decir, que la relación que Jesús tenía con Dios el Padre era cercanísima, estrechísima, era un vínculo INTIMO. Jesús conocía a Dios. Amaba a Dios. También quiso decir que Jesús poseía o tenía… TIENE vamos a hablar en presente, todos los rasgos del carácter de Dios. JESUS ES COMO DIOS ES. Obra como Dios obra. Pedro se dio cuenta: Jesús ama como Dios ama. Es justo como Dios es justo. Es compasivo tal como Dios es compasivo. Jesús tiene el carácter mismo de Dios, lleva el nombre de Dios. Pedro también se dio cuenta de que Jesús hacía que el Padre se complaciera.

Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.
(Mateo 17:5 RV60)

Y como Dios se alegra de este Jesús, le ha dado TODO. Le ha heredado TODO. Ha puesto TODO en sus manos. Incluso el mundo y el gobierno del mundo. Eso quería decir con “Hijo de Dios”. Pero, aparte, también quería decir con “Hijo de Dios” que Jesús tiene la misma dignidad de Dios. De hecho, Jesús mismo lo dijo: “para que todos honren al hijo como honran al Padre.” (Juan 5:23).

Así como Dios es admirable, y se lo honra también Jesús es admirable y se lo debe honrar. Así que eso es lo que quiere decir “El es el Hijo de Dios”.

¿Qué significa que Jesús es “el Cristo”?
Pedro le dijo: “tú eres el Cristo”. Es el Mesías. Cristo quiere decir Mesías. ¿Y el Mesías quién era para la mentalidad de aquellas personas? Era alguien a quien Dios le habías entregado TODO EL PODER PARA SALVAR. Lo había señalado, lo había comisionado, lo había ungido, le había encargado, con todo el poder necesario para la salvación del hombre. Salvación en todo sentido.

En primer lugar, poder para perdonar los pecados. Para librar de condenación. Para librar de culpa. Para llevar a una relación con Dios. En segundo lugar, le había dado poder para librar de todo agente opresivo, destructor, que tiene el ser humano. Ya sean demonios, ya sea el mismo Satanás, sean enfermedades, sea algún otro tipo de agente de de cosas que arruinan, destruyen al ser humano. El tenía y TIENE el poder para liberar de todo agente destructor y nocivo para el ser humano. También que Jesús tiene el poder para darnos el Espíritu Santo. Y así capacitarnos para poder transformar completamente nuestra vida, nuestra ética, nuestras relaciones, nuestra vida en general. Que Jesús también tiene el poder para hacer de nosotros una COMUNIDAD, una familia, un pueblo. Un pueblo de fe, un pueblo de Dios. Y también que Jesús tiene el poder para resucitar nuestros cuerpos, de manera completamente gloriosa para que podamos pasar una Eternidad gloriosa junto a Él.

Así es que cuando Pedro estaba diciendo “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios”, estaba queriendo decir por lo menos, esto que acabamos de explicar.

Queridas iglesias: Nosotros tenemos que seguir creciendo en convicción acerca de esto que acabamos de decir. Que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Tenemos que seguir creciendo en certeza interna, en certeza espiritual. Que sea firme en nuestro corazón esta verdad. Que Jesús tiene el poder para salvarnos en todo sentido y tiene esa relación estrechísima con Dios. Y no sólo tenemos que acrecentar nuestra convicción de estas cosas, sino también PROCLAMARLO, CONFESARLO, DECIRLO.

Recordemos esto: CONFESAR es PRIMERO, tener una convicción interna. SEGUNDO, proclamarlo, decirlo, expresarlo. Como iglesia, como creyentes somos llamados a crecentar nuestra convicción, esta convicción que tenía Pedro; y a decirlo anunciarlo y expresarlo de la misma manera que él lo dijo.

¿Cómo podemos adquirir o seguir adquiriendo esa convicción, esa certeza?

¿Cómo adquirió Pedro esa convicción? “Porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos” dice el pasaje. No se lo reveló ningún mortal, ningún hombre. Dios es quien nos puede hacer adquirir internamente esa convicción, esa certeza, para que nosotros podamos luego, también anunciarla. En su soberanía, su bondad, Él puede abrir nuestro entendimiento acerca de quien es realmente el Señor Jesucristo.

¿Cómo hace Dios eso? Como lo hizo con Pedro. Yo no creo sinceramente que esto sea una cosa espontánea, repentina, una luz que le haya venido a Pedro en un momento específico, en un segundo específico y se convenció de esto espontáneamente. Pienso que Dios le reveló esto a Pedro a medida que acompañaba a Jesús. A medida que veía lo que Jesús hacía. Mientras estaba cerca de Jesús y escuchaba sus palabras. Esa es la forma en que Dios HOY nos hace crecer en convicción acerca de la identidad de Jesús. Mientras estemos cerca de Cristo, mientras escuchemos la palabra de Cristo. Mientras repasemos sus obras, mientras veamos sus obras, las obras que sigue haciendo HOY, Dios nos seguirá acrecentando nuestra certeza, nuestra firmeza en la verdad de que ciertamente Él es el Cristo el Hijo de Dios. Cuando veamos vidas transformadas, cuando veamos gente que realmente deja el alcohol; que deja las relaciones inconvenientes, que no son bíblicas; que empieza a amar, empieza a servir, que deja su antigua vida. Cuando veamos la obra de Cristo vamos a ir acrecentando nuestra convicción. Cuando estudiemos su palabras, cuando veamos sus maravillas, se va a acrecentar.

Queridas iglesias, nunca tenemos que dejar de seguir de cerca a Cristo, de escuchar la palabra de Cristo, de ver la Obra de Cristo. Porque es aes la forma que Dios tiene de hacernos acrecentar la convicción, de que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Por otra parte somos dichosos al adquirir esa convicción, porque dice “bienaventurado eres” (Mateo 16:17). ¡Dichoso! ¡Bien ahí, Pedro! ¡Feliz! ¡Grande es tu dicha! Porque Dios te dio convicción acerca de quién soy yo realmente.

La dicha de una iglesia, la alegría de una iglesia, la bienaventuranza de una iglesia, no está en un edificio nuevo. ¡Bueno, el aire acondicionado está bueno! ¡Pero tampoco está en los aire-acondicionados la dicha de una iglesia! No está ni siquiera del todo en la cantidad de gente.

LA DICHA DE UNA IGLESIA ES HABER ADQUIRIDO CONVICCION FIRME DE QUE JESUS ES EL CRISTO, EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE.

Esa es la alegría más grande que pueda tener un creyente, y un grupo de creyentes, la iglesia de Jesucristo. Esa es tu dicha, que hayas adquirido la certeza de que yo soy el Hijo de Dios, el Cristo.

Tenemos que tener muy en claro esto que acabamos de ver, tenemos que seguir haciendo esta confesión fundamental, la que hizo Pedro. Esta es la CONDICION que Él pone para luego hacer con su parte, cumplir con su PROMESA.

Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.
(Mateo 16:18-19 RV60)

Jesús dijo estas palabras acerca de la Iglesia, después de haber dado la convicción, después de haber hablado de la confesión fundamental. Es una promesa que Jesús hace para la Iglesia., SIEMPRE QUE LA IGLESIA HAGA LA MISMA CONFESIÓN DE PEDRO. Es decir que sobre esa confesión que nosotros tenemos que hacer, Cristo prosperará a la Iglesia.

La Iglesia es un grupo de personas, una familia espiritual, que Cristo llamó, salvó. La Iglesia le pertenece a Cristo. Ahí dice “MI IGLESIA”. Porque Cristo la adquirió, con amor y la adquirió con su propia sangre. Efesios 5:2 dice que “amó, y se entregó a sí mismo por ella”. ¿Por qué le pertenece la Iglesia a Cristo? Porque la amó, la compró con su propia muerte. Esta Iglesia, este grupo de personas que la forma, será prosperada por Cristo. Él la va a hacer funcionar, Él la va a hacer crecer. Vamos a ver tres cosas que va a hacer Cristo con su Iglesia, pero es Él, el que lo hace. Lo hace siempre y cuando que la Iglesia siga haciendo la confesión de Pedro. Siga teniendo esa convicción y siga diciéndolo.

En primer lugar, Cristo sobre esa confesión va a edificar su Iglesia. Cristo ve a la Iglesia como un edificio en construcción. Como un templo que todavía no está completo, que todavía no se ha finalizado. Así como a un edificio en construcción se le van poniendo piedras, se le van agregando ladrillos, cosas para terminarlo, a la Iglesia, a este grupo de personas que le pertenece al Señor, también hay que seguir agregándole piedras. ¿Quiénes son las “piedras”? Las personas, los creyentes. Pedro lo dice: “vosotros sois como piedras vivas” (I Pedro 2:5).

¿Quién es el encargado de seguir agregándole personas? ¿Quién es el encargado de conducir a las personas al arrepentimiento y de darle la fe para que crea también en Cristo, el Hijo de Dios? ¿Quién es el que edifica, en este sentido? CRISTO. “Edificaré” (Mateo 16:18) Primera persona. Él es el que irá agregando nuevas personas, nuevos creyentes, a la Iglesia.

Ahora, bien. Como todo edificio en construcción necesita ser embellecido, limpiado… La Iglesia también, no solamente necesita de ir agregando piedras, sino también necesita ir siendo pulida, ir siendo embellecida. ¿Quién es el que va a transformar corazones para que sean cada vez más parecidos a Cristo, es decir, quién va a embellecer la Iglesia? ¿Quién va a hacerla semejante a Cristo? ¿Quién le va a hacer dejar todos los vicios que traemos? ¿Quién le va a transformar las emociones, los pensamientos, la conducta? ¿Quién es el que puede hacer eso? Solamente CRISTO. Él edificará su Iglesia, en este sentido. Él va a AGREGAR a los creyentes, y Él va a SANTIFICAR a los creyentes. Pero… ¿bajo qué condición? Siempre bajo la confesión de que Jesucristo es el Hijo de Dios. La Iglesia, el día de mañana calla, deja de estar convencida de esto, y se corta la edificación de la Iglesia.

En segundo lugar, dice que va a hacer PREVALECER a su Iglesia. Dijo: “las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18). Con estas palabras, Cristo prometió que el poder de la muerte nunca triunfará sobre la Iglesia. Aunque se decrete la persecución contra la Iglesia, aunque se encarcele a los cristianos, aunque se asesine a los creyentes, aunque haya dificultades mil; NUNCA EL PODER DE LA MUERTE VA A TRIUNFAR SOBRE LA IGLESIA. Nunca nadie podrá hacer desaparecer completamente a la Iglesia, ni callarla completamente a la Iglesia. Esto ha sido una realidad a lo largo de la historia cristiana en muchos lugares del mundo. Si leemos Hechos de los Apóstoles, nos vamos a dar cuenta de que es: un episodio de crecimiento, un episodio de oposición contra la Iglesia; otro episodio de crecimiento, otro episodio de oposición contra la Iglesia. Así se va alternando. Termina el libro de Hechos… ¿dónde está la Iglesia? ¡EN TODO EL IMPERIO ROMANO! A pesar de toda la oposición. “Las puertas del Hades, no prevalecerán contra la Iglesia”.

Los siglos I, II y III de la era cristiana: persecución tras persecución. Intentos de exterminio contra los cristianos. DIEZ EMPERADORES ROMANOS que se propusieron exterminar a los cristianos. Mientras más se proponían exterminar a los cristianos, menos lo lograban. LA IGLESIA NUNCA SE CAYÓ, LA IGLESIA NUNCA DESAPARECIÓ. Podríamos mencionar otros casos.

Hace poco leí un librito. Una misionera en China, mediados del siglo XX. La Revolución China. Los comunistas quieren hacer callar a la Iglesia. Matan a un montón de cristianos. ¿Lo logran? ¡No lo pueden lograr! Hoy en la actualidad existe en China, “la Iglesia secreta”. ¡MILLONES DE CHINOS CRISTIANOS! Y es también lo mismo que está pasando en Corea del Norte, en Irak, en Eritrea, en Afganistán, en muchos otros países, donde se procura callar a la Iglesia, se procura hacer desaparecer a los cristianos. Pero en vez de lograr esto, porque la Iglesia sigue con la confesión de Pedro, la convicción de que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, no pueden hacerla ni desaparecer, ni hacerla callar.

SIEMPRE, SIEMPRE que la IGLESIA MANTENGA LA CONFESION de que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, NUNCA, NADIE, NI LA MUERTE MISMA, podrá callar ni hacer desaparecer a la Iglesia.

La Iglesia puede ser pobre, puede estar en una zona difícil, puede tener muchas dificultades, puede carecer de apoyos, pero si sigue haciendo la confesión fundamental, va a permanecer y va a triunfar.

Por último, Cristo le dará AUTORIDAD a su Iglesia. Dice: “ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos”. (Mateo 16:19). El Señor está dando AUTORIDAD a su Iglesia. Cada vez que la Iglesia predique que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; cada vez que predique el Evangelio de Jesucristo, mientras PERMANEZCA CON ESA CONFESIÓN, Él seguirá introduciendo en el Reino de los Cielos, seguirá abriéndole las puertas a mucha gente para que entre. Lo hace con la Autoridad de la Iglesia, por la predicación de la Iglesia. Así como Pedro predicó primero a los judíos en Pentecostés, y luego un poco en Samaria, y luego a los Gentiles, a Cornelio, le abrió el Reino de los Cielos a todos ellos, la Iglesia, HOY EN DÍA con su predicación le sigue abriendo el Reino de los Cielos a los que Dios acerca con arrepentimiento y con fe.

Y también tiene que ver con las decisiones que tienen que ver con la Iglesia. Toda DECISIÓN que la Iglesia haga basada en la Palabra de Dios, sean decisiones de membresía, sean decisiones de cualquier otra índole; es una decisión que Él CONFIRMARÁ, que Dios confirmará, que los cielos confirmarán.

Así que Cristo va a EDIFICAR a su Iglesia, va a hacer PREVALECER a su Iglesia y le va a dar AUTORIDAD siempre que las Iglesias sigan con la convicción de que Jesús es el Cristo y el Hijo de Dios y lo anuncien, que lo digan, que lo hablen.

Iglesia “JESUS EL VENCEDOR”, Iglesia, aquí en calle España: ¿Será que ESTO VA A FUNCIONAR? ¿Será que VA A PERMANECER? ¿Será que VA A CRECER? Cristo lo prometió, pero le puso una condición. TENEMOS QUE TENER ESA CONVICCIÓN, ESA CONFESIÓN Y ÉL SE ENCARGARÁ DEL RESTO.

Que la Iglesia “Jesús el Vencedor” tanto como nosotros sean Iglesias crecientes, pujantes y firmes para la Gloria de Dios sin importar situaciones ni circunstancias.

Imagen: https://stocksnap.io/ Todos los derechos reservados.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Conferencia "Muéstrame tu Gloria"

Conferencia: "Muéstrame tu Gloria" Audios de los mensajes compartidos por el Pastor Juan Carlos Gervilla Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” Sábado 23; Domingo 24 de junio de 2018 España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Para acceder a los audios y videos de los mensajes:
Mensaje 1

Audio https://drive.google.com/open?id=1MVSINDgblR1IEZUs3EPrrcFLVaVTPVZG

Video
https://youtu.be/n3FM5-aQyYI

Mensaje 2

Audio
https://drive.google.com/open?id=18I2EwuH8Aw_KwzSUm61GbrEVl6AdBmY9

Video
https://youtu.be/I5ju-n6mZps

Mensaje 3

Audio
https://drive.google.com/open?id=1bfm6_MVf9y_0IP_NyYiqk-iyfoxQrpWq
Video
https://youtu.be/BZSoFmgiIjU

El Señor nos bendice!! Saludos cordiales en Cristo Jesús Señor Nuestro!

ABORTO: Lo que debemos tener en cuenta para opinar, decidir y actuar respecto del aborto

Texto del mensaje compartido por el Pastor Diego Brizzio el 04/03/2018.-
Iglesia Cristiana Evangélica "Sígueme"
España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina
-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Que nazca Lo que debemos tener en cuenta para opinar, decidir y actuar respecto del aborto. Todos sabemos que desde hace varios años algunos sectores están luchando por un aborto legal, seguro y gratuito; es decir, quieren que el aborto voluntario deje de penalizarse, que pueda ser realizado en forma médicamente segura en instituciones del Estado, y que no cueste nada. Por eso, durante algunos meses nuestra sociedad y nuestros legisladores estarán debatiendo si despenalizan o no el aborto voluntario. Más allá de lo que ellos decidan, nosotros, como personas, ciudadanos y cristianos, debemos saber opinar, decidir y actuar con respecto a este asunto. En nuestra vida personal, familia y relaciones diarias lo necesitaremos.…

La importancia de conectarnos con Israel

La importancia de conectarnos con Israel Síntesis del mensaje compartido por el hno. Moisés Caleb el 08/04/2018 Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 - Godoy Cruz - Mendoza - Argentina

Entonces los que se habían reunido le preguntaron,diciendo:Señor,¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo:No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,que el Padre puso en su sola potestad;pero recibiréis poder,cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,y me seréis testigos en Jerusalén,en toda Judea,en Samaria,y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas,viéndolo ellos,fue alzado,y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo,entre tanto que él se iba,he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron:Varones galileos,¿por qué estáis mirando al cielo?Este mismo Jesús,que ha sido tomado de vosotros al cielo,así vendrá como le habéis visto ir a…