Ir al contenido principal

Arrebatando bendiciones



Arrebatando bendiciones
Por: Luis Caccia Guerra para www.devocionaldiario.com


En el lugar donde vivo, llueve muy pocas veces al año. Pero cada vez que lo hace, la lluvia tiene una muy particular forma de anunciarse, y es con una característica brisa que huele a ozono. Cuando esta fina y fresca brisa llega, ya no queda duda alguna de que la lluvia no se va hacer esperar.

Con frecuencia, comparamos las lluvias con las bendiciones que provienen del cielo de Dios. De hecho en las Escrituras hallamos unos cuantos ejemplos de la lluvia como una bendición de parte de Dios.

Sin embargo también hallamos en la Palabra que así como sale el sol para el bueno y para el malo, también llueve tanto para uno como para otro. Que ser creyentes y justificados en su infinita gracia no implica una póliza de garantía de que la adversidad nunca se hará presente en nuestras vidas (Eclesiastés 7:13 y 14; 8:14; 9:2 y 3). Sí de que nada de lo que nos acontece lo hará sin antes haber pasado por las manos de nuestro amado Dios.

¿Qué hace la diferencia entonces?

Hay sueños que anhelamos intensamente. Hay sueños que perseguimos toda una vida con pasión e incansable trabajo. Sin embargo, a pesar de los denodados esfuerzos y oraciones, esas bendiciones no sólo parece que nunca llegan, sino que todo hiciera parecer como si cada vez estuvieran más lejos. Y es que a menudo tendemos a confundir la lluvia que es para todas las criaturas de este mundo; buenos y malos, justos y pecadores; con las bendiciones de Dios para sus hijos.

Nuestro amado Dios tiene bendiciones “a medida” para cada uno de nosotros. Tal vez no siempre coinciden con nuestros más fervientes deseos o con lo que toda una vida esperamos, pero son bendiciones que a menudo no sabemos ver y es tarea y responsabilidad nuestra discernirlas, correr y hacer todo el esfuerzo necesario para ir en pos de ellas y tomarlas. Literalmente arrebatárselas al Enemigo, que asecha como león rugiente buscando a quién devorar (I Pedro 5:8).

Quien vigila al viento, no siembra; quien contempla las nubes, no cosecha.
(Eclesiastés 11:4 NVI1984)

Aviso Legal: La imagen que ilustra el presente artículo es propiedad de www.devocionaldiario.com
Todos los derechso reservados. 

Comentarios

Los más vistos del mes

La importancia de la madurez espiritual

La importancia de la madurez espiritual Síntesis del mensaje compartido por el Pastor Rubén Strack el 15/04/2018 29° Aniversario Iglesia Cristiana Evangélica “Sígueme” España 155 Godoy Cruz Mendoza Argentina
Hno. RUBEN STRACK
Acceda al video de este mensaje desde AQUÍ
Cuando Diego me pidió un tema para compartir en esta oportunidad con la Iglesia, pedí al Señor me lo revelara en el corazón y me lo lleve a la mente. Y es el tema de la inmadurez que hay dentro de las Iglesias, en los jóvenes, en los mayores.
Hoy en día el avance más grande que hay en el mundo, es el avance de la comunicación. Imagínense 20 ó 30 años atrás. Yo vengo de un lugar muy pequeño, un pueblito donde éramos cien habitantes, donde no había mucha información de noticias, había un solo canal de televisión por aire y éste era en blanco y negro. La otra alternativa era la radio. Si tenías pilas escuchabas radio, si no tenías pilas no escuchabas radio. Y para conseguir las pilas ¡tenías que viajar“una pila de kilómetro…

CÓMO SE REVELA CRISTO EN CADA LIBRO DE LA BIBLIA